miércoles, 28 de diciembre de 2016

Cantalojas, Hayedo de la Tejera Negra, Senda de Carretas


Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, Hayedo de la Tejera Negra, Senda de Carretas, Río Lillas, Arroyo de las Carretas, Pradera de Mata Redonda.





M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC


Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 50 minutos
Distancia a recorrer: 7,16 km
Dificultad: Baja / Media 
Desnivel: Subida: 305 metros  <> Bajada: 305 metros  <> Acumulado: 610 metros
Estación Recomendada: Todo el año
Fecha realizada: 13-11-2008



Descripción:

Hoy nos hemos propuesto visitar, el Hayedo de la Tejera Negra que es, el situado más al sur de toda Europa. Integrado en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Se conserva gracias al excepcional microclima, entre los ríos Lillas y Zarzas; que nacen en el glaciar La Buitrera.

El bosque crece en dos valles flanqueados por altas y afiladas crestas rocosas, destancando la arboleda de hayas; que es su mayor atractivo. .
La zona tiene un ambiente de cuento, por sus colores, el musgo de sus suelos y sus silencios. Además veremos: robles melojos, pinos silvestres, tejos, acebos y abedules. En su suelo, crece en otoño el apreciado Boletus Edulis y su cielo, lo sobrevuela el águila real; sobre corzos, zorros y jabalís.

Hechas las pertinentes reservas, nos presentamos y adentramos con los vehículos, hasta la zona habilitada para ellos; iniciando el recorrido desde la cota de los 1.407 metros.
Marchamos en dirección Noroeste, siguiendo las marcas blancas de la Senda de Carretas, que era utilizada para bajar los carros del carbón que se obtenía en el hayedo.

Subimos junto al Río Lillas, vemos a la derecha la unión del Arroyo de Valdehorcajo (1,04km) y proseguimos aguas arriba del río hasta el encuentro con el Arroyo de las Carretas (1,44km – 1.438m); el cual perseguiremos hacia su nacimiento. Todavía se mantendrá una ligera pendiente, mientras acompañemos éste arroyo.

Al agregarse otro regato por la derecha (2,4km – 1.515m), giramos con él y lo seguimos; comenzado a ver las primeras hayas. Así como una réplica de una “Carbonera”.

Especie de choza, toda repleta de pequeños y medianos troncos, recubierta con tierra. En el cono, se le deja un orificio que hará de chimenea y por debajo de dejan respiraderos; para alimentar la combustión. Luego de varios días, la madera se han transformado en carbón.

Estamos en el tramo más difícil, con rampas que alcanzan el 29%, para alcanzar la Pradera de Mata Redonda (3,02km – 1.615m).
Luego de tomarnos un respiro y disfrutar de las excelentes vistas del valle -hoy aún más, debido a la cencellada caída- retrocedemos unos metros para continuar en sentido Sur, por la cómoda y bonita senda ecológica. Dotada de paneles informativos de los elementos de flora y fauna del parque.

Una vez cruzado el Arroyo de las Carretas (4,39km), se gira al Este y en breve comenzamos el descenso. Más tarde se transita por un tramo con piedra suelta, señalizado con unos pequeños mojones de piedras y la gayuba; con sus hojas verde oscuro, tapiza los pequeños taludes y roca.


Al encontrar una bifurcación en el camino, proseguimos por la izquierda; pasando muy cerca de un hermoso ejemplar de tejo. Al poco entramos en una pequeña pradera y luego atravesamos una gran extensión de matorral de estepas (brezos, retamas y pinos silvestres. Desde la cual, divisamos el aparcamiento, al cual retornamos en muy poco tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario