viernes, 30 de diciembre de 2016

Hoyo de Manzanares, Arroyo Manina, Arroyo Valgrande, Cantera


Hoyo de Manzanares, Puente Rolinares, Alto de la Solana, Arroyo Manina, Arroyo Chiviles, Arroyo Valgrande, ctra M-618, Monte Ejido, Cantera, Camino de Manzanares




M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas 10 minutos
Distancia a recorrer: 13,3 km
Dificultad de itinerario: Media
Desnivel: Subida: 379 metros / Bajada; 364 metros / Acumulado: 743metros
Estación Recomendada: Todo el año
Fecha realizada: 31-10-2016



Descripción: 

Bonito paseo por las dehesas de Hoyo de Manzanares, en compañía de Paco y Jose Luis. Iniciando la excursión en el aparcamiento del supermercado Dia, en la Avenida de Madrid y ctra M-618; sobre la cota de los 992 metros.

Seguimos la carretera y giramos por la c/. de la Frontera, en la bifurcación tomamos la izquierda que es la c/. del Empedrado. Acabadas las viviendas de Cerca Morra, proseguimos de frente y llegamos al cruce de caminos donde esta el Puente Rolinares (1,39km 945m); formado por dos losas de piedra que cruza un incipiente arroyuelo.

Nuevo giro a siniestra y avanzamos por la una amplia zona despejada. Poco antes de chocar con la pared de la finca La Tinaja, nos desviamos a derecha en busca de la L.A.T. que cruzaremos para alcanzar el Alto de la Solana (0:54h – 3,07km – 1.002m), con su punto geodésico y un puesto de observación de excelentes vistas.

Regresamos a la senda y poco antes de llegar a una perrera, dejamos el camino y nos introducimos entre jaras y enebros, persiguiendo un pequeño rastro que termina en la excelente pista que enlaza; Los Campamentos y la Urbanización Las Colinas.

La seguimos hacia el Sur y al llegar a un pilón/abrevadero, la dejamos para continuar al Este. Caminamos sobre un humedal y nos encontramos con el muro de la finca Navalvillar; que será nuestro guía para descender al Arroyo Manina (1:34h - 5,42km – 830m) y punto más bajo de la ruta.

Proseguimos aguas arriba, por una vereda no siempre visible; pero sin complicaciones y muy próxima al cauce. Cruzamos el Arroyo de Chiviles (6,15km) y encontramos una alambrada que acota la finca de la izquierda.

Sin alejarnos de ella aparecemos en una amplia zona; donde desemboca el Arroyo Valgrande (2:06h - 6,7km). Sin vadearlo, seguimos junto a él y encontramos otros pilones de agua.
Estamos andando por la vía pecuaria del Cordel del Arroyo de la Tenada, donde se han recuperado estos abrevaderos; vestigios de sus mejores tiempos, cuando pastaba el ganado.

Y otra vez nos encontramos con la pista (7,93km), la cruzamos, aprovechando para pasar al otro lado del arroyo, que no es porque lleve mucha agua, sino porque la senda se irá alejando de él.
Transitamos junto a una valla metálica y después un muro de piedra (que protege la finca La Tinaja, que le dimos de lado anteriormente). 
Llegados al cruce de caminos, doblamos a derecha y en el siguiente desvío a izquierda; para llegar a la ctra M-618 (3:09h - 9,46km).

La cruzamos, pasamos una barrera y entramos en el Monte El Ejido. El camino es ancho y claro. Con un muro de piedra a su izquierda y poco después pasa junto a las instalaciones militares. Tras un breve descenso, logramos la máxima altura del recorrido, junto a la cantera de granito rosa o porriño (3:39h - 11,4km – 1.057m); recuperada para el recuerdo.

Enlazamos con la Colada de Cañadas y Picazos, sólo unos metros, pues al entrar en zona urbana, la vía pecuaria tuerce a derecha y nosotros continuamos por la c/. Camino de Manzanares.
Pasada la bonita entrada de La Colonia Vindel, giramos a derecha por la Av. del Parque de la Cabilda, llegando al polideportivo. Lo dejamos a derecha y callejeando por: c/. de la Poza; c/. San Sebastian y c/. San Macario; llegamos a la parte trasera del ayuntamiento, donde vemos la fuente pilón de 1845.

Pasando bajo el Ayuntamiento, entramos en la Plaza Mayor y atravesando la Plaza de la Caldereta; damos por terminado el itinerario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario