jueves, 29 de diciembre de 2016

Manzanares, Canto Cochino, PR-M1, Las Torres, Collado de la Dehesilla


Manzanares el Real, Canto Cochino, PR-M1, Collado Cabrón, La Milaneras, Collado del Miradero, La Torres de la Pedriza, Collado de la U, Collado de la Ventana, Collado de la Dehesilla, Refugio Giner, PR-M2 



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 7 horas 
Distancia a recorrer: 19 km
Dificultad de itinerario: Alta
Desnivel: Subida: 1.208 metros  <> Bajada: 1.208 metros  <> Acumulado: 2.416 metros
Estación Recomendada: Primavera a Otoño, evitándolo nevado o helado. 
Fecha realizada: 06-06-2015



Descripción del Recorrido: Cresteando

Nombrar La Pedriza ya presupone dificultad, decir integral de La Pedriza, causa respeto; pues se trata del recorrido completo del PR-M1, que abarca La Pedriza Anterior y Posterior, que con inicio en el pueblo, se acerca a los 30km y unos 3.500 metros de desnivel acumulado.

La Pedriza, es uno de los mayores conjuntos graníticos de Europa, con mas de 3000 hectáreas de extensión. Siendo un museo natural, en el macizo pétreo más grande de España; que aúna numerosos riscos, arroyos y praderas. En este espacio discurren infinitas sendas; siendo las más importantes y señalizadas los PRs: M1, M2, M16 y M18, además del paso del gran sendero GR-10, que cruza la Pedriza Anterior, donde también están las sendas Carboneros y Maeso.
Para ampliar información geológica visitar este enlace.

Nosotros -un grupo de socios del Club Cresteando- en nuestra modestia, vamos a recorrer “sólo” el tramo de La Pedriza Posterior. Desde Canto Cochino; pasando por el Pajarito; Las Milaneras; Las Torres; Collado de la Ventana y Collado de la Dehesilla. Desde el cual bajaremos hasta el PR-M2 o Autopista de La Pedriza, para cerrar la ruta.

Arrancamos a las nueve de la mañana, salvando el Río Manzanares por su bonito puente, utilizado por los PRs: 1, 2 y 18, además del GR-10.
Al otro lado, el gran sendero gira a la derecha y los “pequeños recorridos”  toman a izquierda. Llegados a la primera bifurcación, con paneles informativos; el PR-M2 continúa de frente y será por el que haremos el regreso.

El PR-M1 repite a la izquierda, compartiendo trazado con el 18, hasta el desvío de la Senda Tiermes -esta sube al Collado Cabrón, por el Cancho de los Muertos-. 
Una vez en la senda propia del sendero que vamos a recorrer, andamos por un excelente camino prácticamente llano, hasta que en un giro cerrado a la derecha; comienza el ascenso que no cejara; hasta un claro que hace de pequeño mirador, sobre la zona de La Charca Verde (0,36h -1,67km – 1.146m), justo donde parte la vereita a El Caliz.

En la continuación la senda nos engaña, planeando y hasta descendiendo un poco; hasta que se rebela, pareciendo querer llegar cuanto antes al collado. Menos mal a las zetas existentes, que facilitan el ascenso para alcanzar el Collado del Cabrón (1h – 3,10km – 1.304m), confluencia de varios caminos.
A la izquierda; el primer desvío es la continuación del PR-M1, y el segundo es la Senda Forestal (que lleva al Puente de los Pollos y al PR-M2 o Cuatro Caminos.
La senda que hay de frente, baja al PR-M2 y al Refugio Giner.
Y por último la senda que parte a la derecha, es la Senda Tiermes, que pasa por el Cancho de los Muertos (mencionada anteriormente), siendo éste, el antiguo itinerario del PR-M1.

Luego de un reducido descanso, insistimos en las marcas, blanco y amarillo que nos encauzan al Canal del Pajarito; pues aunque parezca imposible, existe un paso entre El Pajarito y El Castillete. Llegados al primer punto crítico de de la ruta; empezamos a tomar conciencia de lo que nos espera.
El nutrido grupo comienza a estirarse, pero conseguimos vencerlo (1,38h – 3,82km – 1.504m), y nos concedemos un descanso; mientras contemplamos las vistas, que lógicamente irán mejorando a medida que subimos.

Atravesamos el “jardín del pajarito”, viendo a la derecha La Campana, dejamos atrás el tramito entre pinos, y estamos a los pies del gran roquedal de El Carro del Diablo o Diligencia (1,50h – 4,10km – 1.567m), que requiere otro nuevo esfuerzo para superarlo.
Lo abordamos por el Oeste y rebasado el obstáculo, accedemos al Collado de la Romera (2h – 4,26km -1.573m), Desde el que divisamos al frente, la gran mole que nos espera.

Volvemos a entrar en zona arbolada, descendiendo y dejando a derecha, un camino que lleva al encuentro de la Senda Forestal, en la zona de Los Llanos. Vamos por el lado Este de La Cuerda de las Milaneras, estando a los pies de la máxima dificultad -o ese, es mi parecer- se trata de conquistar el Cancho Centeno, donde se necesitan, casi, dotes de escalador. Pero sí, nos lo creemos, cuando logramos dejarlo atrás, y pasamos junto a la base de Los Tres Cestos (2,5h – 5,56km -1.760m).

En este punto, cambiamos a la cara Oeste de la cuerda, y libramos, Las Milaneras; paso complicadillo, pero que comparado con lo dejado atrás, nos parece “normalito”. 
Entre peñascos vamos ganando altura y como no hay mal que cien años dure, el terreno se va normalizando y luego de otra pequeña zona boscosa, remontamos el despejado recorrido hasta pisar el Collado del Miradero o de Prado Poyo (3,30h – 6,78km -1.877m), y cruce con el sendero PR-M2.

Unos minutos para tomar aire y disfrutar de las inacabables vistas de; La Loma de Pandasco, entre Cabeza de Hierro Mayor y Navahondilla; Asómate de Hoyos, y descolgándose hacia nosotros: Peña Lindera (con su cumbre piramidal) y el Alto de Matasanos (con la cumbre redondeada); finalizando con Las Torrres, nuestro próximo objetivo.

Continuamos nuestro recorrido, cercano a las dos primeras torres, hasta que encaramos los pasos hacia ellas para franquearlas entre la tercera y cuarta, por el paso conocido como; Comedor de Termes o Portacho de los Gavilanes, donde alcanzamos la máxima altura de la ruta (4h – 7,6km -1.982m), más aún si digo; que algunos subimos el picacho situado a la izquierda.

Iniciamos el descenso dejando el Cancho de los Gavilanes a izquierda, atravesamos una olla y continuamos sin perder de vista las marcas en las rocas; viendo a la siniestra, el Risco del Ventanillo y después La Esfínge. Llegando al Collado de la U, junto al macizo de Herrada de Patas, que comprende, El Cocodrilo y el Cerro de los Hoyos.

Rodeamos este último teniendo enfrente la inmejorable vista del Callejon de las Abejas y La Aguja del Sultan. El rastro continua girando y bajajando al Collado de la Ventana (5h – 9,82km – 1.784m), donde nos acomodamos y damos cuenta de las viandas. El descanso fue tan amplio, que para algunos, le dio tiempo para la siesta.

Reanudada la marcha, rodeamos la Torre de los Buitres y la Pared de Santillana, enfrentándonos a la dura bajada que culebrea por entre los Riscos de los Pinganillos; y pasa por el extremo oriental de la Pradera de Navajuelos y el Jardín de El Torro, antes de conseguir pisar el Collado de la Dehesilla (6,10h – 12,6km – 1.461m), lugar que se merece otro descanso.

Aquí renunciamos al PR-M1, que continua en dirección Sur hacia el pueblo de Manzanares, a través de la Pedriza Anterior.
Seguimos pues al oeste, por la senda que lleva al Refugio Giner; poco, pues en breve dejamos este camino y nos vamos a lado Norte del Arroyo de la Dehesilla. Rozamos la llamativa roca de El Hueso y topamos con el Arroyo de la Ventana, donde nos refrescamos en una recóndita poza.


Relajados tras el baño, en dos zancadas entroncamos con el sendero PR-M2, en las cercanías del Refugio Giner. Ya solo nos resta andar, el transitado camino conocido como; La Autopista de La Pedriza -por ser un constante, ir y venir de gente-, para finalizar este duro trayecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario