jueves, 29 de diciembre de 2016

Patones de Abajo, Pontón de la Oliva, GR-10, Patones de Arriba


Patones de Abajo, Arroyo de Patones, Arroyo de las Cuevas, Presa del Pontón de la Oliva, GR-10, Patones de Arriba



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC


Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 3 horas 30 minutos
Distancia a recorrer: 14,9 km
Dificultad de itinerario: Media
Desnivel: Subida: 503 metros  <> Bajada: 503 metros  <> Acumulado: 1.006 metros
Estación Recomendada: Todo el año
Fecha realizada: 20-02-2016



Descripción: valido para bicicletas

Se me ha ocurrido andar todo el gran sendero “GR-10” a su paso por la Comunidad de Madrid. Aunque he pateado tramos coincidiendo con otras rutas; la idea es recorrerlo íntegramente. Por ello me desplazo hasta Patones de Abajo, donde comenzare y terminare, la ruta circula que he trazado, para seguir el sendero desde su entrada en la provincia de Madrid, hasta Patones de Arriba.

Arranco en la Av. Juan Prieto (722m), y ctra M-912; al lado del ayuntamiento. Sigo hacia arriba, hasta encontrar el Canal del Lozoya (0,34km).

Una de las tres conducciones de agua; que parten del Embalse del Atazar, para abastecer el consumidor núcleo de la capital de España.

Lo tomo a la derecha, cruzando el Arroyo de Patones y caminando por encima de la enorme cañería, que es un estupendo camino. El trazado va paralelo a la ctra M-102), y más o menos a unos trescientos metros de ella. Cruzo el Arroyo de las Cuevas (2,82km), único accidente digno de mencionar y llego a las Casas del Pontón; asentamiento mientras duro las obras de la presa.

Seguidamente paso el aparcamiento (4,74km) y cruzo la ctra M-134, finalizando en la Presa del Pontón de la Oliva (5,2km), en el cauce del Río Lozoya.

Obra realizada durante el reinado de Isabel II. Es una de las presas más antiguas gestionada por el Canal de Isabel II, hace tiempo ya en desuso. No obstante, el lugar es un atractivo turístico y los alrededores muy concurrido por los escaladores.

Madrid sufrió en el 1848, momentos críticos por la falta de agua. La ciudad crecía rápidamente y los servicios se quedaron desfasados. Sería el ministro Bravo Murillo, encargado de las obras públicas, quien presento el proyecto de canalizar, las aguas de los ríos de la sierra madrileña hasta la ciudad.
Uno de ellos, fue represar las aguas del río Lozoya, en este embalse junto al Cerro de la Oliva, y entre las provincias de Madrid y Guadalajara. Construyéndose la presa del Pontón de la Oliva, dese la cual y mediante un canal de 77 kilómetros, se abastecería de agua a la capital del reino.

Por aquí viene, una vez cruzada la provincia de Guadalajara, el gran sendero GR-10, desde su extremo Oriental en Puzol, en la provincia de Valencia.
Una vez admirada esa bonita obra y su entorno, retrocedo hasta porco antes de la carretera; donde persiguiendo las marcas blanco y rojo, sigo la vereda que gira a la derecha (5,53km).

Paso junto a las ruinas de una ermita y enlazo con el camino de servicio del Canal del Jarama (que va más arriba). Por éste, continuo ascendiendo por la falda del Cerro de la Oliva y prácticamente en la colina, dejo un desvío a la diestra, que lleva al yacimiento de la Cueva del Reguerillo; pero que ahora no es el momento de ver.

Prosigo por la pista, con las marcas del gran sendero, paso bajo las tuberías del Canal del Jarama y poco después cruzo la ctra M-134 (7,35km). Y luego un arroyo, por un estupendo puente (7,97km).
Sin dejar el camino de servicio del canal, paso dos sifones más y coincidiendo con la vaguada del Arroyo de las Cuevas (11,9km), abandono la pista y trepo por una pronunciada pendiente, de sólo 400 metros, pero que hay que tomarla con calma, para no atragantarse.  

Estoy subiendo el Cerro de la Bola, que aunque no se pisa la cima, es el momento en que alcanzo la máxima altura de la ruta (12,8km – 892m), desde el que avisto más abajo, el bonito pueblecito de Patones de Arriba (13,3km), el cual cruzo; leyendo los paneles informativos de su historia.

Abandonado el GR-10, que sigue su trazado hacia El Berrueco, yo salgo de la aldea, por la ctra M-912, que dejo en la primera curva a la derecha, donde sigo de frente la senda que baja directa a Patones de Abajo.

Esta vía discurre por el cañón del Arroyo de Patones (lugar frecuentado por escaladores), y me deja en el cruce con el Canal del Lozoya. Desde el que sólo me resta desandar, los cuatrocientos metros por la calle principal.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario