viernes, 19 de enero de 2018

Navacerrada, Canto Gordo, Arroyo de la Maliciosa


Navacerrada, La Barranca, Senda SL-MN3, Canto Gordo, Senda Ortiz, Embalse del Ejército, senda SL-MN4, Arroyo de la Maliciosa

FOTO

M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 30 minutos
Recorrido: 7,1 km
Dificultad: Medio
Desnivel: Subida: 509 metros / Bajada: 509 metros / Acumulado: 1.018metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 19-01-2018

FOTO


Descripción:


Una salida más, que catalogo de quema-mantecados, con un perfil de dientes de sierra; que hago en compañía Santiago y su perra, para subir al Canto Gordo.

El paseo arranca en el aparcamiento de La Barranca, rodeamos el hotel –todavía en obras- y seguimos una senda (que un compañero de Navacerrada me enseño), bastante aceptable; salvo algunos pequeños tramos sin definir.
Hacemos una primera subida hasta pasar unos doscientos metros por debajo de nuestro objetivo (1,4km - 1.484m), y bajamos hasta el Arroyo del Chiquillo (2,03km – 1.392m).

Aquí enlazamos con la senda local “SL-MN3”, con rampas de hasta el 47%, que sube hasta el roquedal de Canto Gordo (1:12h - 2,9km – 1.595m), máxima altura del recorrido.
Doscientos metros más y entroncamos con la Senda Ortiz, Por la que continuamos a su derecha, descendiendo placidamente (con cuidado en algún trozo, por el hielo), hasta un desvío a derecha (1:40h - 4,08km – 1.550m).

Nos dejamos caer por este atajo, con pendiente de hasta el 49%; que en sólo medio kilómetro nos deja en la pista forestal de La Barranca, junto al Embalse del Ejército.

Para gastar un poco más de calorías, pasamos al otro lado y seguimos la senda local “SL-MN4”, hasta la bifurcación (5,33km). Proseguimos a la derecha -hacia Los Almorchones- unos trescientos metros. Donde volvemos a girar a derecha, para seguir un rastro, en principio visible; pero que poco más se pierde.

Gracias a llevar la ruta grabada, la vamos encontrado de vez en cuando; pero no es aconsejable, por estar la mayor parte tapada por la vegetación, haciéndola muy desagradable.
Por fin llegamos al embalse del Pueblo de Navacerrada, lo cruzamos y damos por terminado el pasatiempo. 

miércoles, 17 de enero de 2018

Robledo de Chavela, La Almenara, GR-10, Ermita de Navahonda


Robledo de Chavela, Monte Anguila, Collado del Sobaquillo, La Almenara, Collado del Humilladero, Collado del Alto de la Almenara, Camino de Navahonda, Ermita de Navahonda, ctra M-531, Estación de Seguimiento Espacial.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas 10 minutos
Recorrido: 10,35 km
Dificultad: Medio / Alta
Desnivel: Subida: 568 metros / Bajada: 568 metros / Acumulado: 1.136 metros
Recomendada: Todo el año (evitar días muy soleados)
Realizada: 15-01-2018




Descripción:

Para concluir con los últimos kilómetros, que me quedan pisar del recorrido del GR-10, por la Comunidad de Madrid, he diseñado esta ruta.
Que comenzando en el aparcamiento de la Estación de Seguimiento Espacial, en el km:7 de la ctra M-531 (Colmenar del Arroyo a Robledo de Chavela); sube la Sierra de la Almenara, por su parte Sur y luego de pisar la cumbre, la recorre hacia el Norte; hasta el collado del Alto de la Almenara (en el Camino de Navahonda), donde conecta con el GR-10, por el que regresare a las instalaciones.

El complejo se creo en 1964 y su primera misión fue el seguimiento de la Mariner 4, en julio de 1965, con una antena de 26m. Posteriormente participo en las  misiones Apollo (incluyendo la que puso al primer hombre en la Luna) y también fue la única capaz de contactar con el robot ‘Spirit’ cuando vagaba incomunicado por el suelo de Marte.

Actualmente operan 7 antenas, siendo la más grande de 70 metros de diámetro -que se mueve a una velocidad de 4 milésimas de grado por segundo-, las restantes miden 11, 26, y 64 metros de diámetro. 
Cuando las naves salen de la órbita terrestre es más difícil contactar con ellas, porque hay que compensar la rotación de la Tierra, las naves se convierten en puntos fijos en el espacio, mientras que es la tierra quien se mueve.

Buscando tejer una red de varios puntos sobre la Tierra: el primero fue en Pasadena (California); el segundo se ubico en Camberra (Australia) y el tercero se instalo en Sudáfrica –a consecuencia del régimen político del apartheid- EEUU traslado las instalaciones. Necesitaban un punto a unos 120º de longitud” y más o menos en la línea vertical de Sudáfrica, y su situación debía reunir ciertas condiciones (cerca de un aeropuerto, universidades y ser un valle abierto al sur; y montañas que protegieran el norte y los laterales, de las posibles interferencias), eligiendo Robledo de Chavela, para el seguimiento espacial de la red del espacio profundo.

Me acompañan cuatro componentes del grupo; Carlos, Jorge, Santiago y Sol; no muy asidua, últimamente, y sus canes. Además de Antonio (guía oficial del Gmsma). 

Cruzamos la carretera y la alambrada (por el portón al efecto), entrando en la Dehesa de Monteanguila, un encinar adehesado donde pasta el ganado. Giramos al oeste y por senda llegamos hasta una granja (0,7km).

Aquí tomamos rumbo Sur y comienza la subida que con rampas de hasta el 38%, y prácticamente campo a través, nos deja en el Collado del Sobaquillo (0:40h - 1,93km – 1.027m). 
Nos damos un respiro y continuamos ascendiendo con pendientes más llevaderas y pisando algo de nieve. 
Encontramos otro “collado” (3km), muy cerca de la meta, y afrontamos los metros finales ¡con relativa facilidad! para alcanzar La Almenara (2h – 3,37km – 1.259m).
Nos deleitarnos con las vistas que fotografiamos, y tomamos el piscolabis mientras descansamos, aprovechando el excelente día. 

Retomamos la marcha, bajando unos doscientos metros complicados, por una serpenteante senda, en parte algo helada; que nos obliga a poner la máxima atención. Rodeamos el Cerro de la Almenara, casi gemelo del que hemos coronado y llegamos al Collado del Humilladero (2:30h - 4,27km – 1.098m). Lo he denominado así, por estar paralelamente a este (que se encuentra abajo a la derecha, en el camino, por el que posteriormente pasaremos).

Unos minutos para reagruparnos, pues son varios rastros, los que bajan de La Almenara, al collado y nos hemos dividido y aprovechamos el momento, para reconocerle a Sol su entereza; demostrada tanto subiendo como bajando ¡donde creo que no me adelantaba! Porque desconocía el camino. 

Atacamos la última subidita –apenas cuarenta metros- y descendemos por un bonito trazado al Collado del Alto de la Almenara (3:05h - 5,6km – 1.036m), en el Camino de Navahonda o Camino de las Casas de Navas del Rey (según el mapa del IGN).

Esta vía es compartida por el GR-10, el cual voy a rematar con el tramo de hoy.
Seguimos pues, el camino en sentido Sur, que debido a las lluvias esta muy embarrado y con charcos helados, pasando por la caseta del Humilladero.

Allá por el año 1114, los segovianos tratan de recuperar la imagen que consideraban suya pero la mula, que iba a llevar la figura a Segovia, se arrodilló sobre una piedra siendo imposible movilizarla, y en dicha roca dejó la huella de su cuerpo. Aquí se levantó el Humilladero, en cuyo interior se aprecia la piedra con la huella dejada por el animal.

Proseguimos el camino y poco más estamos ante la Ermita de Navahonda (3:45h - 8km). En un amplio espacio con dos viviendas adosadas para el servicio de la misma. Además de una fuente-abrevadero y una amplia zona de esparcimiento para los romeros.

De fecha indefinida, fue visitada por Felipe II; lo que indica estar construida por lo menos, a finales del siglo XVI.
En 1644 se funda la Cofradía de Navahonda y, sólo un año después; José Strata, Señor de Robledo de Chavela, crea la Capellanía de la Asunción de la Virgen de Robledo. 
Frente a la ermita se encuentra un interesante crucero de piedra granítica, de estilo barroco.
La Virgen de Navahonda descansa durante todo el año en su ermita, salvo dos semanas que reside en el pueblo.
El Domingo de la Ascensión se trae desde su ermita a la Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, depositándola en el Altar Mayor, que ha sido adornado con flores, y permanece dos semanas.
El Domingo de Pentecostés se celebra la fiesta grande de la Virgen y una semana después, el Domingo de Trinidad tiene lugar la Romería, que devuelve la Virgen de Navahonda a su ermita. Más información aquí.

Reanudamos la ruta por el amplio camino, pasamos una bifurcación (9,16km), y aunque la senda verde, continua a derecha; nosotros seguimos el trazado del gran sendero, que desemboca en la ctra M-531 (9,50km), y en medio kilómetro más finalizamos. 

viernes, 12 de enero de 2018

Colmenarejo, Embalse de Valmayor, Puente del Tercio


Colmenarejo, Carretera M-505, Cañada Real del Camino de Madrid, Puente del Tercio, Embalse de Valmayor, Cordel de Valmayor, Río Aulencia.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 15 minutos
Recorrido: 10.73 km
Dificultad: Baja / Nula
Desnivel: Subida: 72 metros / Bajada: 72 metros / Acumulado: 144 metros
Recomendada: Todo el año, siempre que el nivel del embalse lo permita
Realizada: 11-01-2018




Descripción:

Aprovechando una de las pocas oportunidades que ofrece el Embalse de Valmayor, para ver el Puente del Tercio. Me acerco con Santiago y su perra “Lola”, al aparcamiento junto al km: 20,1 de la ctra M-505 y el desvío a la urbanización Los Arroyos.

Tomamos dirección Sur, pasamos bajo el nuevo viaducto de la carretera, entroncamos con la Cañada Real del Camino de Madrid y nos dirigimos al descubierto Puente del Tercio, del que sólo vemos su calzada y los protectores laterales.

La construcción del monasterio de El Escorial y su función como residencia real, presento la necesidad de conectarlo con Madrid. Al inicio, la comitiva utilizaba el itinerario a través de Torrelodones (donde pernoctaba), Villalba, Guadarrama y de este; a El Escorial. 
Vista la posibilidad de acortar el camino por Galapagar, se hacia necesario salvar el río Guadarrama. Es el propio arquitecto escurialense, Juan de Herrera, el encargado de diseñar y construir el llamado Puente Nuevo. Desde Galapagar, se creé que continuaban por el abandonado pueblo de Navalquejigo.
En el siglo XVII, los últimos Austrias y luego los Borbones, piensan en un itinerario que evitara pasar por Torrelodones para llegar a Galapagar. Se pone en marcha así, lo que se denomino; el Camino Real. Exigiendo la construcción del Puente de Retamar para librar el Río Guadarrama, de aquí por la Cañada Real de las Merinas, entraba en el término de Galapagar, atravesaba Colmenarejo y se topaba con el Arroyo del Tercio.
Carlos III, manda por tanto al ingeniero montañés Marcos de Vierna, construir en 1765 un puente que salvara el arroyo (sustituyendo un vado en el camino nuevo de El Escorial), y continuando por la Vía Pecuaria que pasaba por la residencia monástica de La Granjilla. 

Al otro lado del puente, enlazamos con el camino de acceso a las fincas y rodeando este brazo del embalse, llegamos al Cordel de Valmayor (2,62km), en la puerta de la finca Las Ras.

Proseguimos por la vía pecuaria donde alcanzamos el punto más alto de la ruta (0:40h - 3,30km – 861m) y bajamos, hasta el otro brazo (4,24km) donde afluye el Río Aulencia.

Vamos rodeando la finca con el agua a nuestra derecha, consiguiendo alcanzar el extremo más al Sur de esta “península” sobre la hora y media (1:26h - 5,92km).

El Embalse de Valmayor fue inaugurado en 1976, tiene una capacidad de 124 Hm3 y es el segundo más grande de la Comunidad de Madrid. Situado en la cuenca del río Aulencia -afluente del Guadarrama- su aportación es pequeña, pero la situación geográfica de este valle; despoblado, abierto y sobre base granítica impermeable. Fue concluyente para elegirlo como almacenamiento.
Contando para su llenado con el trasvase de Las Nieves (por un túnel de cinco kilómetros) desde el Río Guadarrama, en La Navata, que le aporta hasta 30 m³/segundo y lo surte poco más adelante del aparcamiento, yendo hacia Los Arroyos.
Visto que no se aprovechaba todo el potencial del embalse, en el 1993 se conecto con dos trasvases, que trae agua del río Alberche; desde el Pantano de San Juan y el Embalse de Picadas.

Seguimos nuestra circunvalación del embalse, otra vez por la parte más conocida, con la sorpresa de ver una antigua calzada (8,04km), coincidente con el trazado del Cordel de Valmayor.

Poco más adelante, descubrimos por casualidad unas arquetas –seguramente una canalización que alimentaba el abrevadero que vemos poco más abajo, en el recorrido del camino ganadero.
Regresamos al asfalto del Puente del Tercio y finalizamos el insólito itinerario.

viernes, 5 de enero de 2018

Zarzalejo, Calzada Romana, Machotas, GR-10


Zarzalejo, Calzada Romana, Camino a la Silla de Felipe II, GR-10, Collado de Entrecabezas, Machota Alta, Machota Baja, Fuente de Entrecabezas, Fuente del Rey, Camino a la Fuente del Rey



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 
Recorrido: 14,8 km
Dificultad: Medio / Alta
Desnivel: Subida: 768 metros / Bajada: 768 metros / Acumulado: 1.536 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 04-01-2018




Descripción:

A petición de Santiago, que no había pisado Las Machotas. Diseñe esta ruta, a la que se sumo la mayoría del grupo, a la hora de realizarla. Se trata de ir rodeando la Machota Baja, para ascender al Collado de Entrecabezas; epicentro del recorrido. Pues serán tres veces las que pasemos por él o su cercanía.

No obstante, tengo que aclarar que lo de hoy; entraría mejor en el catalogo de ruta gastronómica, o como menos la definiría como ruta del “roscón-turrón-cafeton” <para más aclaraciones, ver fotos>. 
Y como para que una cosa acabe, antes hay que empezarla; vamos a ello.

Son las 09:25 cuando salimos de la Plaza del ayuntamiento –el que menos; con una ración de roscón y un baso de chocolate- y nos dirigimos a Zarzalejo Estación. Nos desviamos por un callejón, para ir en busca del depósito de agua (1,4km). Desde el que manteniendo la cota más o menos, pasamos por encima de una cantera.

Éste pequeño municipio, situado al pie de Las Machotas; en la Sierra Oeste de Madrid. Fue lugar de recreo y descanso del monarca Felipe II. Y de sus clausuradas canteras, se extrajo el granito, para construir el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Seguidamente bajamos hasta el pinar, y lo atravesamos, para continuar por la senda del GR-10 (variante del Escorial a Zarzalejo), y conectar con el camino de la antigua calzada romana (2,92km).

Cruzamos una pista, muy cerca de la Casa Vedado del Monte (explotación agropecuaria), y continuamos por la Colada Camino del Chicharrón, y antigua vía del imperio.

Sin nombre contrastado y definida como Calzada romana de Zarzalejo (al estar el mejor tramo conservado, en su término municipal), parece ser que conectava con la importante Vía Antonina, que se extendía entre Titulcia y Segovia. Las calzadas romanas, fueron el origen de los caminos existentes hasta la Edad Media; y fundamento de las carreteras y vías que hoy conocemos.

Al pasar por la zona de La Alberquilla –otra granja-, y coincidente con un ligero quiebro a la izquierda; se dispone de un excelente mirador. Y poco después está el desvío (4,70km – 979m) y punto más bajo del recorrido, donde abandonamos la calzada.

Proseguimos a izquierda, por un pequeño paso entre muros de piedra, y finalizamos en el Camino a la Casa de los Ermitaños de Arriba. El cual seguimos al Norte, entrando en la finca por el paso habilitado.
Sobre los quinientos metros, lo dejamos y giramos a izquierda –un pequeño trozo sin rastro delimitado- hasta ver los restos de una vivienda, que dejamos a nuestra diestra.

A medida que ascendemos por el bosque de robles y arces (según las hojas que pisamos); vamos torciendo al Oeste, hasta dar con el muro de piedra de la finca, junto al cual pasa el GR-10 (6,9km). Y se nota; pues esta bastante concurrido.

Perseguimos las marcas, blanco y rojo; pasamos el torno y salimos de la finca, encaminados al Collado de Entrecabezas (1:50h – 7,7km – 1.273m).

Un pequeño descanso y a manducar ¡hay que cargar combustible! Para atacar La Machota Alta, que logramos tocar, tras un kilómetro y rampas de hasta el 32% (8,8km – 1.461m).

Regresamos al collado y continuamos hacia los Tres Ermitaños (pues así es conocida la senda, por la que marchamos). En un sube y baja, ganamos altura hasta alcanzar el vértice geodésico de La Machota Baja (3:50h – 11km – 1.404m). 
Y como no hay dos sin tres, según dice el refrán; pues a zampar otra vez, que no es cosa de regresar con peso en la mochila. 

Reiniciamos la marcha para retornar al collado, aunque estamos atentos y nos ahorramos unos metrillos; siguiendo un rastro que nos baja a la Fuente de Entrecabezas (12,3km), donde se inicia el Arroyo de los Morales y pasa el GR-10.

Desde aquí, sin dejar el gran sendero; bajaremos hasta el pueblo por la ladera de la Machota Alta.
Este bonito trazado, pasa junto a la Fuente del Rey y se adentra en una zona de castaños: donde vemos uno centenario. Catalogado como árbol singular número 33; de la Comunidad de Madrid.


El camino desemboca en la calle Fuente del Rey, y por ella, llegamos a la parte posterior de la iglesia de San Pedro Apóstol y punto de partida.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Rascafría, La Isla, Puente de la Angostura


Rascafría, Área Recreativa La Isla, Arroyo de la Angostura, Embalse de la Presa del Pradillo, Colada del Camino de las Vueltas, PR-M25, Puente de la Angostura, Senda RV-1




M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 1 horas 40 minutos
Recorrido: 6,75 km
Dificultad: Baja 
Desnivel: Subida: 150 metros / Bajada: 150 metros / Acumulado: 300 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 29-12-2017



Descripción:


Como última salida del año, habíamos diseñado una ruta por la Peña de la Cabra, situada en la “sierra pobre” de Madrid. A la que asistimos la mitad del GsTa, ya que el resto no puede por diversos contratiempos. Así pues, mal informados por la “Ahmet” mantenemos el proyecto, y tragamos con los 130 kilómetros que nos separan de Torrelodones, aunque a medida que nos acercábamos, presentíamos que no era el día adecuado.

Pero subimos hasta el Puerto de la Puebla para corroborar, que la fina lluvia y principalmente la niebla; no hacia viable el recorrido, cuya belleza estriba en las interminables vistas que se disfrutan.

Damos la vuelta, pensando donde poder dar las postreras zancadas del 2017. Y nos decidimos por el Alto Valle del Lozoya; con la idea de llegar hasta los tejos milenarios, desde el Área Recreativa de La isla. Ya en ella, el tiempo no ha cambiado ¡sigue lloviznando! Pero no, nos amedrentamos y tomamos rumbo al lugar elegido.

Seguimos aguas arriba el Arroyo de la Angostura (pues se hace río más abajo, luego de sumar las aguas del Arroyo del Aguilón y el de La Umbría). Por su margen derecha, y en cinco minutos, llegamos al Embalse de la Presa del Pradillo (0,4km).
Construido para dotar de agua, a la fábrica de luz; situada un kilómetro más abajo, a través del canal que discurre por su margen derecho.

Unos metros más adelante, esta el desvío al Mirador de los Robledos –que nosotros no vemos, por ir junto al agua; y en breve, tenemos una bifurcación (1,10km), donde el rastro principal se desvía a la derecha, y nosotros insistimos en seguir pegaditos a la ribera o lo más aproximado que podemos, pasando junto a un medidor de caudal.

Finalmente confluimos con la pista, que es la Colada del Camino de las Vueltas (1,87km), y coincidente en este tramo, con la senda PR-M25 (une el PR-M27, en la base del Circo de las Cerradillas, con el GR-10.1, junto al Arroyo del Aguilón).
Por ella, alcanzamos el Puente de la Angostura (3km). Donde a pesar, de la bendita agua que nos cae del cielo; no queremos dejar pasar el momento de inmortalizar, nuestro paso por este antiguo viaducto.

El Puente de la Angostura, esta acoplado en una estrechez berroqueña por la que fluye el agua del Río que le da nombre. Ordenado hacer por Felipe V, para conseguir llegar en coche de La Granja a El Paular, se consiguió gracias a un arco de seis metros de luz, de mampostería sin labrar. Ahora duerme en un camino olvidado por reyes, pero muy utilizado por los amantes de la naturaleza, que gustan de perderse en este valle, donde no dejan de encontrar tesoros, como los tejos milenarios.

Y en vista de que la meteorología no cambia, sopesamos continuar con la segunda ruta proyectada; y por unanimidad decidimos regresar, dando un giro de 180º, tomando la senda “RV-1” (que enlaza el Puerto de Cotos, con El Paular y el pueblo de Rascafría).

Éste camino gana en belleza al de subida y cruza más arroyos, siendo el más importante el Arroyo de Valhondillo (2,18h - 6,19km - 1.653m). Que acumula todos los que bajan de la Loma de Pandasco.
Al cabo de un rato y como el camino es excesivamente cómodo, buscamos la corriente y un poco de “aventura”; a la que renunciamos un par de veces, por estar muy inclinado y con muchos troncos a nuestro paso. Además de tener que vadear otro arroyo; el cual preferimos hacerlo por la senda oficial, que tiene pasarela.

Con este vaivén, pasamos por una zona con varios esqueletos de choza –posible lugar de acampada-, dejamos el medidor de caudal y estamos otra vez en el embalse (6,90km). Y poco después nos encontramos la última bifurcación (6,37km).

De frente prosigue el RV-1, y nosotros giramos a la izquierda, cruzamos el Arroyo de la Angostura, por el bonito puente junto al restaurante La Isla, y finalizamos ¡precisamente! Cuando casi esta saliendo el sol.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Hoyo, Casa Peñaliendre, Camino de Torrelodones a Moralzarzal


Hoyo de Manzanares, PRCAM, Senda de los Corrales, Arroyo del Cuchillar, Camino a la Casa del Monte, Arroyo de Peñaliendre, Casa de Peñaliendre, Arroyo de Peña Herrera, Camino de Torrelodones a Moralzarzal, Arroyo de Peregrinos, Camino de Galapagar.




M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 50 minutos
Recorrido: 12,3 km
Dificultad: Medio / Baja
Desnivel: Subida: 341 metros / Bajada: 341 metros / Acumulado: 682 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 22-12-2017 y 08-06-2014



Descripción:


Para hacer la ruta de hoy por el PRCAM, arranco a las afueras de La Berzosa, en la calle/carretera que lleva al pueblo de Hoyo de Manzanares, una zona bien acondicionada con aparcamiento para un buen número de vehículos. 

El Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares es el espacio protegido más antiguo de la C.A.M. Comenzó en 1930, declarando la Pedriza del Manzanares "Sitio Natural de Interés Nacional", por su especial atractivo. Luego en 1.978, con el aumento del turismo de montaña afectando a sitios de alto valor ecológico, se reclasifico como Parque Natural, ampliando su espacio.

Con el Río Manzanares como nexo de unión, se incorporó el encinar del Monte de El Pardo, y los parajes circundantes, frenando la transformación, que el aumento de la población, causaba; y manteniendo usos tradicionales con niveles de conservación notables. En 1985, una ley dio amparo legal a una superficie de 37.500 Ha, y con ampliaciones posteriores se alcanzó sobre las 53.000 Ha.  

Hasta que en 2013 con la declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, al restarle parte, la superficie queda en 42.583 Ha.
La armonía conseguida, entre el desarrollo de las poblaciones locales y la conservación del medio natural, propició que en 1992 el PRCAM, entrara a formar parte de la Red Internacional de Reservas de la Biosfera.

Tomo rumbo al Oeste, por el Camino de Galapagar, giro a derecha en el primer desvío, rodeando la parcela vallada y atravieso la zona de humedal, tristemente seca; que es el origen del Arroyo de las Lanchas de Castilla. 
Enlazo con la pista principal y la sigo a la siniestra, encaminándome hacia la LAT. Poco antes de llegar a ella, giro a izquierda (1,20km) por la Senda de los Corrales; una bonita senda que zigzaguea entre el monte bajo, pasando por los sectores de los Corrales de Julia y el Corral del Panadero; lugar muy solitario que invita a soñar en tiempos prehistóricos.

Luego de rebasar la LAT, vadeo el Arroyo del Cuchillar y desemboco en una pista. La sigo unos metros a izquierda, cruzo una  canalización de agua y entronco con el Camino a la Casa del Monte (2,35km).

Continúo por él a la derecha, cruzo la senda de la antigua canalización del Canal –la izquierda lleva a la Cascada del covacho-, y encaro esta parte del camino, desde mucho tiempo abandonado, que apenas es ya, una senda. 

Este tramo más conocido como, senda del Arroyo de Peñaliendre, por ir paralelo a él; es una zona umbría, y a medida que voy ganando altura, dejo un primer grupo de chopos y en el segundo -más extenso-, antes del árbol más grande, hay dos fuentecillas; una a cada lado de la senda, manando agua la situada más abajo.

De aquí al giro, casi de 180 grados que hace el camino; esta la parte más incomoda, con zanjas de casi un metro de profundidad, producidas por el arrastre del agua. Superada la curva, remonto hasta la Casa Peñaliendre y su Mirador (5,30xxh – km – 1.203m), consiguiendo la máxima altura. 
Como el mejor lugar de la ruta que es, me otorgo un pequeño descanso y como algo, recostado en el muro del balcón.  

Reanudo la marcha por el Camino de Peñaliendre, que me llevara hasta el de Torrelodones. En dos zancadas, sobrepaso la cabecera del Arroyo de Peña Herrera, justo cuando parte a la derecha, un ramal que une esta senda, con la que recorre la cuerda de la Sierra de Hoyo; en su trayectoria de Norte a Sureste.

Esta vía esta algo mejor y más amplia. Una vez en dirección Suroeste y cuando estoy dejando a la derecha Peña Herrera, avisto al frente, dos cerros; al pié del situado a la izquierda, esta la Cascada del Covacho, y el de la derecha es, el Cerro de la Lechuza.

Sin perderlos de vista llego a un cruce (7,58km); la izquierda lleva a la Cascada del Covacho y la derecha tiene dos posibilidades, desde la bifurcación que hay a pocos metros; subir a Peña Herrera o seguir de frente hasta finalizar en la vereda que circunda toda la sierra Noroeste. 

Prosigo de frente dejando a izquierda un desvío apenas perceptible (7,86km) –por donde va la antigua canalización de agua-, y finalizo en el Camino de Torrelodones a Moralzarzal (8,16km) y, nuevo trazado de la conducción de agua.

Sigo la estupenda pista hacia el Sur, contemplando el intrincado cruce de líneas eléctricas, e ignorando el buen camino a la izquierda(8,55km) –que también lleva a la cascada-, así como una vereita, que se descuelga entre las dos pistas. 

Dejo a derecha la ruina de la Casa del Ahorcado y doy con una bifurcación (10km), donde se inicia el Camino a la Casa del Monte. 
Ando unos metros hasta el Arroyo de Pregrinos, para ver la bonita charca que suele haber, pero fue en vano, pues estaba seco que la mojama.

Regreso al camino y sigo con la misma dirección, dejando a derecha unas enigmáticas columnas a base de piedras, comienzo de algo grande, que se quedo en proyecto.

Traspaso una cadena que impide el paso de vehículos y me desvío hacia el Este, por el Camino de Galapagar, en busca del Arroyo de Peregrinos (10,7km – 907m), mínima altura de la ruta.
Lo vadeo sin problema –acordándome de las dificultades tenidas, años atrás- y; emprendo la subida. 

La senda discurre entre pequeñas encinas, hasta encontrar las casas por la derecha, y sin dejar su compañía, retorno al primer desvío y finalizo el recorrido.

martes, 19 de diciembre de 2017

Navacerrada, Arroyo Peña Jardinera, La Maliciosa, PR-M26


Navacerrada, Fuente de la Beceilla, Collado de Majaespino, Embalse de la Maliciosa, Arroyo Peña Jardinera, Collado de la Maliciosa, La Maliciosa, PR-M16, Collado del Piornal, PR-M26, Regajo del Pez, Fuente de la Campanilla, Río Navacerrada, La Barranca, Camino de los Almorchones



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 15 minutos
Recorrido: 13,3km
Dificultad: Alta
Desnivel: Subida: 975 metros / Bajada: 975 metros / Acumulado: 1.950 metros
Recomendada: Todo el año, pero teniendo muy en cuenta el estado del tiempo.
Realizada: 18-12-2017




Descripción:

El recorrido de hoy que nos llevara a La Maliciosa, comienza en Navacerrada, junto al pequeño Embalse de los Almorchones, donde también finaliza. Aunque la parte más dura, por decisión nuestra al planificarlo, esta dentro del término de Becerril de la Sierra.
Posiblemente no me equivoque si digo; que es la subida más larga y continuada a esa montaña, pues la aseveración me la reservo, porque todavía me falta la ascensión por el Arroyo de la Gargantilla.

Afrontamos la primera “cómoda parte“, arrancando a las 09:15, y acompañando al Río Navacerrada aguas arriba hasta cruzarlo. Por la excelente pista forestal, pasamos sobre el Arroyo de Peña Jardinera y junto a la Fuente de la Beceilla. Traspasamos una alambrada por el paso para caminantes y alcanzamos el Collado de Majaespino (2km – 1.390m), con una bifurcación: a derecha, la pista baja a la ctra M-607, pasando junto a la Urbanización Vista Real. Nosotros continuamos por la pista que sigue de frente y finaliza en el Embalse de la Maliciosa (2,33km).

A partir de aquí continuaremos por la senda, más o menos cercana al arroyo, que siempre llevaremos a nuestra izquierda. Sobrepasado el desvío a la Cuerda de los Almorchones (3,24km). 

Emprendemos la segunda parte; más inclinada y abrupta, que nos aúpa hasta el Collado de la Maliciosa; cruce con la senda que viene del Arroyo de la Gargantilla (xxh - 4,47km – 1.890m). Aunque la dificultad de este tramo no es importante, hoy si había que estar atentos, al tener varias porciones heladas.

En la zona de encuentro de las sendas, decidimos tomarnos un respiro y echar un vistazo, a la Sierra de Los Asientos, desde una roca, que hace de excelente mirador.

Y llego el momento de conquistar la cima, para ello; tendremos que superar la última parte, de apenas un kilómetro ¡pero con pendientes de entre el 45 y el 52%! Dando de lado al hielo y eligiendo el mejor lugar a cada paso que damos, conseguimos cada cual a su ritmo, tocar el vértice geodésico de La Maliciosa (5,51km – 2.227m). 

Buscamos refugio del frío viento y nos acomodamos para el festín que nos espera, en el que todos aportamos nuestro granito; bueno, algunos aportamos líquidos, y aquí lo dejo para no dar más envidia.

Regocijados tras el manduqueo, bajamos por el sendero PR-M16 hacia el Collado del Piornal; al que le damos de lado, encaminándonos a la izquierda para enlazar con el sendero PR-M26 (6,24km), o del Regajo del Pez, por descender cerca de éste arroyo.

Esta senda pedregosa, que normalmente ya es resbaladiza, lógicamente hoy estaba más peligrosa, pero con la atención debida, conseguimos bajarla, sin que ninguno sentáramos el culo, cosa muy significativa, con el hielo que había. 

Habiendo disfrutado de los continuos saltos de agua, que la pendiente obliga a dar, al arroyo, y dando gracias al no tener ningún percance, llegamos a la bonita Fuente de la Campanilla (8km), 

Prosiguiendo con la marcha, cruzamos la pista forestal de La Barranca, y cruzamos justo en el inicio del Río Navacerrada –donde se une el Arroyo de Peña Cabrita, con el Regajo del Pez.

Tras un pequeño tramo junto a la corriente, damos otra vez con la pista y por ella, pasamos junto a los dos pequeños Embalses de la Barranca (10,3km).

Luego atravesamos los aparcamientos y entramos en el Camino de los Almorchones, que nos dejará en el origen de la ruta. Donde con una postrera mirada, decimos adiós a la montaña que ha motivado la dura ruta que hemos realizado.