jueves, 29 de diciembre de 2016

El Boalo, Senda de las Cabras, Collado del Campuzano


El Boalo, Camino de Santiago de Madrid y GR-10, Ermita de San Isidro, Senda de las Cabras, Vía Ferrata, Collado de Valdehalcones, Cruz de Mierlo, Pista Forestal de las Zetas, Collado del Campuzano, Cordel del Campuzano



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC   


Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 40 minutos
Distancia a recorrer: 9,62 km
Dificultad de itinerario: Media / Alta
Desnivel: Subida: 531 metros  <> Bajada: 531 metros  <> Acumulado: 1.062 metros
Estación Recomendada: Todo el año
Fecha realizada: 28-06-2014



Descripción del Recorrido:

Haciendo limpieza de archivos, me encuentro con el track que grabe con la aplicación Sports Tracker, y me decido a informarla. Desde que me entere de esta ruta, le tenía ganas, pero al mismo tiempo me daba respeto por el desconocimiento de este tipo de vías y las crónicas leídas sobre ella; y más aún, por hacerla en solitario- bueno eso es lo que me había figurado. Pues estaba más concurrida de lo que me figuraba.

Doy comienzo de la ruta en la c/. de la Mina, del T.M. de El Boalo –en la urbanización situada en el km: 27,8 de la ctra M-608, frente al Área Recreativa Samburiel- situada a 921 metros de altitud. Este municipio esta mancomunado con Cerceda y Mataelpino.

Sigo en dirección Norte, el camino junto al cauce del Arroyo del Campuzano o de Quebrantaherraduras, hasta el cruce con el Camino de Manzanares a Mataelpino (0.71km).
Prosigo por esta amplia pista, que comparte trazado con el GR-10 y el Camino de Santiago de Madrid, hasta la Ermita de San Isidro (0:25h - 2,76km – 954m), a la que le hecho un vistazo entrando en su recinto.

Construida a finales del siglo XX, esta dedicada a San Isidro; patrón de agricultores y ganaderos, gremios a los que pertenecían la mayoría de los habitantes de esta zona.
Situada al pie de la significativa Peña Mediodía, por debajo de la Torreta de los Porrones y junto al área recreativa ecológica del mismo nombre. Esta realizada con mampostería del lugar, es el reflejo de la devoción que profesan los naturales de este pueblo, que finalmente lo adoptaron, como patrón de la localidad. Quienes celebran el 15 de mayo de cada año, una romería en honor al Santo, con la participación de vecinos y visitantes.

Dejo atrás la ermita y comienza la senda de las cabras, que con las eses características de las fuertes pendientes, asciende con rampas de vértigo que superan el 50%. La referencia que me guía en la subida, es la gran roca que destaca por ser más clara que el resto.
Y como dije anteriormente, al poco de estar subiendo escucho voces, viendo que se trata de tres jóvenes que viene pisándome los talones. Poco a poco se van acercando y casi al pie de la Peña del Mediodía, me dan alcance.

La senda hace un giro a la derecha para rodear la pared de piedra, y salir a una pequeña vaguada, viendo sobre una roca las figuras de hojalata, representando al lobo persiguiendo a cabra (1:15h – 3,80km).
Estoy en el inicio de la vía ferrata, tramo vertical con un par de descansos, que se libra gracias a los hierros clavados en la roca; y junto al primer anclaje esta el nombre de la senda. Realizo las pertinentes fotos y me lanzo al asalto del último obstáculo de la ruta. Gracias a los hierros el ascenso se hace con relativa facilidad, pero con la máxima cautela y asegurando cada paso que doy; A medida que subo, veo otras figuras de cabras que han colocado estratégicamente.

Esta “vía ferrata” se acondiciono en el 2005, según consta la fecha junto al título. Y tengo que decir que es todo un acierto, pues queda muy gracioso, como puede apreciarse en las fotografías.

Superada la vía ferrata, se abre una pequeña pradera y se llega a una bifurcación (1,30h – 4,03km - 1.336m). A la derecha hay una roca que hace de excelente mirador, abarcando desde toda La Pedriza; el Embalse de Santillana; el Cerro de San Pedro; La Sierra de Hoyo; Cerceda, El Boalo y Mataelpino; y cerrando la vista panorámica, la Sierra de los Porrones.

Aquí me separo del grupete de jóvenes y tomo de frente, bajando hasta una alambrada (4,4km), que no dejo hasta entrar en el Collado de Valdehálcones (1:45h - 4,7km – 1.341m).
Este lugar es un cruce de sendas, pues aparte de la que me ha traído, aparece otra por la izquierda. Y de frente, esta la que viene de la ermita por la vaguada.
A pocos metros por la senda que marcha a la derecha y que hacia la Sierra de los Porrones, esta la Cruz de Míerlo.

Míerlo fue un pastor, que vivió en La Pedriza en paz y tranquilidad, en compañía de su ganado. Hasa verse involucrado en un suceso, cometido por Los Peseteros, un panda de bandoleros que había raptado a una joven para pedir un rescate por ella.

Regreso al cruce, dejando junto a las rocas, los restos de un chozo de pastor y desando el camino hasta el primer punto en que me encontré con la alambrada, ya en el T.M. de Manzanares el Real.
Prosigo con la misma dirección una senda bien reconocible que desciende junto a la alambrada. Ignoro un desvío a la izquierda otro más tarde, antes de encontrarme con la pista forestal de las zetas (
2h - 6,60km). 

Continúo por la pista viendo algún hito kilométrico. El conjunto de todos los ramales de esta pista, parece se que supera los 30km. Y aparezco en el Collado del Campuzano (7,76km), donde confluye con la carretera y senda que entran a La Pedriza.

Giro a derecha, bajando por el ancho camino de la vía pecuaria del Cordel del Campuzano, para reencontrarme con el trazado del GR-10 y Camino de Santiago (8,82km).

Sólo me resta desandar el primer tramito y finalizar el recorrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario