viernes, 30 de diciembre de 2016

Quijorna, Hornos de Cal, Restos Batalla de Brunete


Quijorna, Cañada Real Segoviana, Hornos de Cal, Arroyo de la Fuente Villanos, Hoya Espesa, El Madroñal, Camino de los Llanos, Alto de los Llanos, Peñas Pardas, Camino de Cuesta Blanca   



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas 15 minutos
Distancia a recorrer: 12,6 km
Dificultad de itinerario: Baja / Media
Desnivel: Subida: 354 metros <> Bajada: 354 metros <> Acumulado: 708 metros
Estación Recomendada: Todo el año, evitar días calurosos, recorrido sin sombra
Fecha realizada: 12-09-2016



Descripción:

Enterado de la excursión que los Camineros del Real, hacían a Quijorna, para andar sobre parte del terreno en que se libro la Batalla de Brunete, no desaprovecho la ocasión y les acompaño junto con mi mujer. El punto de encuentro es, el Colegio Público Príncipes de España, en la c/. Virgen del Rocío.  

El nombre del pueblo se creé que puede deberse a; “Qui”, de quinientos o de quejigo (que lo había en abundancia). Y “Orna”, de los hornos de cal.
Quijorna fue bombardeado en 1937 por la guerra civil, siendo abandonado por sus habitantes, y quedando totalmente en ruinas, quedando en pie, sólo las paredes de la iglesia. Sus vecinos regresaron y reedificaron el pueblo, que no quisieron que desapareciera.

Reunidos todos los participantes (entre 20 y 25), seguimos la calle rumbo al Norte, con el Arroyo de Quijorna a nuestra derecha y a poca distancia. Acabado el asfalto, nos comentan que estamos sobre la Cañada Real Segoviana, y vemos un mojón de piedra, que recuerda hasta donde llegaba el coto y propiedad de Felipe II. 

Andamos sobre terreno llano y a los seiscientos metros, cruzamos un arroyuelo; luego, alrededor de los dos kilómetros, entramos en el T.M. de Valdemorillo, y la zona de Las Caleras.
Obviando desvíos a ambos lados, llegamos a una bifurcación (3,09km), donde a izquierda quedan los restos de varios hornos de cal; uno de ellos bien conservado.

Estos hornos, llamados de botella (por su semejanza con el recipiente), están formados por un cuerpo cilíndrico, sobre el que se apoya otro “troncocónico abombado”, culminando con un pequeño orificio para salida de gases. En la parte inferior hay 8 puertas para airear la cámara de combustión, siendo una más grande para facilitar el acceso de los obreros.

Documentos del Archivo de Protocolos de Madrid, del 1566 relatan el transporte de carretas con cal, desde las canteras del Vétago, hasta El Escorial, para la construcción del monasterio. Así como del siglo XVII, hasta principios del XVIII, época de esplendor de las caleras.
También hay numerosas referencias al empleo de la cal de Quijorna: en edificios; palacios; y otras obras de la provincia de Madrid. Así como en zonas limítrofes; como el puente de Segovia (Madrid) o la catedral de Toledo.

Una vez vistos, regresamos al camino y unos metros más, en la bifurcación; abandonamos la vía pecuaria, y nos vamos a la diestra, acercándonos al Arroyo de la Fuente Villanos, y dejando a la derecha el Cerro del Castillejo. Encontrando “Bunkers”; unos más visibles y otros casi derruidos o cegados.
Luego cruzamos el arroyo y proseguimos subiendo hasta la zona de Hoya Espesa, donde esta el desvío a la “cueva” (4,40km).

Sobre esta galería hay varias hipótesis: que fue excavada por soldados en la G.C. Española para refugio o guardar explosivos; o que fue obra de los geógrafos de Felipe II, en el siglo XVI. Cuando delimitaban el terreno a lo largo del Arroyo de Quijorna, como coto y propiedad real; según consta en archivos.

De vuelta al camino, seguimos subiendo hasta la zona de El Madroñal; ignoramos dos desvíos a la derecha y continuamos por el tercero, alcanzando la máxima altura en la siguiente bifurcación (5,71km – 777m). En la que proseguimos a la siniestra, y volvemos a entroncar con la Cañada Real.

Marchamos sobre medio kilómetro por la vía pecuaria y en el siguiente desvío, la dejamos; para seguir por el Camino de los Llanos. Primero descendiendo, para luego, casi recuperar la altura en el Alto de los LLanos (8,61km – 746m).

Aquí tomamos al Sur, en dirección al pueblo; pasando por la zona de Peñas Pardas y dejándonos caer por el Camino de Cuesta Blanca, que controla su pendiente a medida que se acerca a la población. 

Esta localidad estuvo sumergida en la llamada “Batalla de Brunete”; desarrollada del 6 al 25 de julio de 1937, durante la Guerra Civil Española. Se trato de una ofensiva del ejército de la República, para disminuir la presión ejercida por las fuerzas sublevadas sobre Madrid, y al mismo tiempo aliviar la situación en el frente Norte.

Alcanzada la zona urbana, damos de lado en lo posible al asfalto, hasta desembocar en una rotonda, enlazando con la Av. de Roma y luego c/. Nabera, que se une a la c/. Virgen del Rocío, por la que finalizamos esta ruta con historia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario