jueves, 29 de diciembre de 2016

Puerto de Guadarrama, SL-M-44003, Arcipreste de Hita, GR-10


Puerto de Guadarrama, Camino de los Lomitos "PR-M30", SL-M-44003, senda del Arcipreste de Hita, GR-10



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 15 minutos
Distancia a recorrer: 5,73 km
Dificultad de itinerario: Baja
Desnivel: Acumulado: 180 metros
Estación Recomendada: Todo el año
Fecha realizada: 06-01-2013


Descripción del Recorrido:
Resuelto a conocer el paraje, donde se perdio el Arcipreste de Hita, que valla usted a saber, que estaba buscando el tal pillin, me dirijo hasta el Alto del León o Puerto de Guadarrama, en la N-6, km: 56,7.
Este paso se abrió en el siglo XVIII, mandado por El Rey Fernando VI. Este nuevo Camino Real de Castilla, se realizo para una mejor comunicación entre las dos Castillas. Debido a que la primitiva calzada, por el Collado de la Sevillana, era infranqueable más de medio año. En 1749 se inaugura, situando la escultura de piedra con un león, sosteniendo entre sus garras dos globos terrestres y la leyenda que dice: Fernando VI / Padre de la patria / hizo para ambas Castillas esta vía / por encima de los montes / 1749 año de nuestra salvación y IV de su reinado.
Estoy a 1.510 metros de altitud, sigo la crta N-6 dirección Madrid, entrando a la finca y caminando junto a la valla hasta poco antes de la curva, que tiro a derecha para salir al punto kilométrico 56,850, con apenas 1km recorrido. Con la máxima precaución, cruzo la carretera y continuó por la pista de tierra, que es sendero PR-M30 y el Camino de los Lomitos. Pronto veo las indicaciones que me hacen abandonar el camino tan placentero, llevo 1,82 km. y estoy a 1.445m, el punto más bajo de la ruta.
Tomo la senda que con una media del 12% me llevara al Collado del Arcipreste de Hita. Dejo a izquierda
una pequeña fuente y un panel informativo, un poquito de subida y se encuentra la Fuente de Aldara, en recuerdo de la mujer que auxilio a Juan Ruiz. Prosigo unos metros y alcanzo el collado (2,37km).
Sigo a derecha la pequeña vereda, muy bien señalizada que guía hasta el Monumento al Arcipreste.
Un gran roquedal, con inscripciones en las rocas y en su base, el pequeño arca que guarda, un ejemplar muy deteriorado del Libro del buen Amor y numerosas libretas, donde los visitantes dejan sus impresiones. Yo también percibo la necesidad, de publicar mis sensaciones.
Este espacio fue declarado en 1930, Monumento Natural a petición de la R.A.E. de la Lengua, como homenaje a los 600 años del Libro del Buen Amor, obra del Arcipreste de Hita. En el que se describen los senderos de esta zona de la Sierra de Guadarrama. El monumento está formado por un conjunto de canchales graníticos situados entre el Collado de la Sevillana y la Peña del Cuervo. Esta incluido como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).
Rodeo el canchal y como me siento con fuerzas, me dirijo en sentido Este, casi por campo a través, hacia
unos grandes peñascos al pie del Cerro de Matalafuente, consiguiendo la máxima altura de la ruta con 1.570 metros. Ha valido la pena, pues se tiene una esplendida vista del Valle del Guadarrama.
Regreso sobre mis pasos hasta entroncar con el GR-10, que lo sigo a izquierda. Paso por el Collado del Arcipreste de Hita y persigo las franjas, blanca y roja, del gran sendero. Al pasar por el Collado de la Sevillana (4,16km), veo un camino que cruza de Norte a Sur, resultando ser el primer paso, que cruzo por esta parte de la Sierra.
De origen árabe, se llamaba Balat Humayd. Siendo utilizado por el ejército de Abd al-Rahman III y por los cristianos en sus contraofensivas contra los musulmanes.
Mas tarde fue denominado; Valatome, Valtome, Baratome y Valathome en la Edad Media. Fue en el s. XIV, cuando pasó a llamarse Tablada, tal vez por la cercana venta, que dio origen a la aldea del mismo nombre. Según esta atestiguado en el Libro del Buen Amor y el Libro de la Montería de Alfonso XI.
Este paso muy transitado en los s. XV y XVI, lo preferian los comerciantes al Puerto de la Fuenfría, que siendo más directo, también era más peliagudo de superar. 

Continúo y paso bajo una línea eléctrica, dejo el Cerro de la Sevillana a derecha y encuentro los restos del frente que existió, en la Guerra Civil. Cruzo bajo otra línea eléctrica y arribo a la Sevillana, donde hay un vértice geodésico. Bajo hasta el sendero y unos metros más, atravieso una puerta habilitada para caminantes. Desciendo lo poco que falta para llegar al Puerto de Guadarrama, cruzo un sentido de la carretera, parándome en el monumento para fotografiarlo y ver la inscripción. Acabo de cruzar la calzada y finalizo este corto pero bonito paseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario