viernes, 30 de diciembre de 2016

Valdemanco, GR-10, Bustarviejo, Miraflores de la Sierra


GR-10, Valdemanco - Bustarviejo - Miraflores de la Sierra


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 3 horas 10 minutos
Distancia a recorrer: 15 km
Dificultad de itinerario: Media
Desnivel: Subida acumulada: 375m  <> Bajada acumulada: 366m 
Estación Recomendada: Todo el año


Descripción del Recorrido:
Hoy me he decantado por realizar otro tramo del GR-10. Esta vez de Valmendanco a Miraflores de la Sierra, pasando por Bustarviejo. 
Inicio el recorrido en la ctra M-610 con c/. Mayor de Valdemanco, 
Sin fecha concreta de sus inicios, se cree del siglo XIV, pues cuenta una leyenda que un vecino de Bustarviejo, un tal Juan Valdes que era manco, al no poder subsistir del campo, puso una venta a cinco kilómetros de su pueblo y mas tarde al casarse sus hijas, hicieron sus casas junto a la posada del padre, dando comienzo el pueblo de Valdemanco.
Señalar que en el Libro de la Montería, 1.312 – 1350 hay una referencia a él y se menciona la Casa de Muño Manco.
Sigo la c/. Mayor y después c/. de la Iglesia, paso junto a la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Construida a mediados del siglo pasado y con poco más de 50 años, tiene estampa de gran solera al estar realizada con pequeños bloques de granito. Se compone de una sola nave y campanario.
Me indigno por el mal gusto del Consistorio, al situar los contenedores de basura junto a ella.  
Prosigo la marcha por la calle Real y alcanzo la Plaza del Ayuntamiento, continuo de frente por la calle del Llano y después por la calle del Medio Celemin. Ya estoy en la senda del GR-10, que sigo a izquierda y al terminar las casas, veo a derecha los cerros de las Peñas de las Cabras.
Paso un puente que salva un pequeño arroyo y en la bifurcación, proseguo de frente dejando una pequeña área recreativa o parque infantil a derecha. El camino es amplio y las señales del "GR" bien visibles.
Llego a un cruce, en el que continuo de frente y poco más giro a derecha, para enlazar con la Cañada Real Segoviana (0,24h - 1,89km) y justo enfrente hay una fuente y depósito.
Sigo la VP a izquierda, una esplendida pista que discurre por la falda del Mondalindo, se pasa otra fuente a la derecha y después la urbanización La Pesquera a izquierda. Desde aquí queda un kilómetro para que se acabe la pista de tierra y llegar a Bustarviejo.
Al pisar el asfalto de la calle pedregal, se ven a izquierda unas impresionantes cruces de piedra. Es el final del Vía Crucis, que viene de la iglesia hasta la Ermita de Nuestra Señora de la soledad, situada al otro lado de la carretera, donde me dirijo para contemplarla.  
De fecha indeterminada, pudiera ser del s. XVII, la construcción es sencilla compuesta por dos cuerpos, el principal que alberga la capilla propiamente y otro anterior más pequeño cerrado por una verja. Todo el conjunto esta escoltado por una bonita cruz, de los años cuarenta situada junto a la entrada.
Retomo la senda que entra al pueblo por la ctra M-610 y c/. Real al mismo tiempo, cruzo el Arroyo de las Ferminas y me detengo frente a la Ermita del Cristo de la Peña.
He seguido los pasos del vía crucis realizado en 1625, señalados con cruces de piedra y del cual forma parte esta ermita, excavada en la roca. Una inscripción dice: Aquí alzaron en alto la cruz y la pusieron en una peña.
Continúo de frente para ver la Iglesia de la Purísima Concepción.
Es el edificio más antiguo de Bustarviejo, construida sobre un promontorio rocoso, en el lugar en el que se levantaba la primitiva iglesia y que anteriormente ocupaba otro templo. Aunque se consideraba la torre del campanario, como la parte más antigua del edificio, la restauración integral llevada a cabo en los años 2006-09, aporto datos que apuntan a un aspecto similar al actual entre finales del siglo XV y principios del XVI, aunque los elementos iniciales de la misma fueron construidos a mediados del siglo XIV.
Dejando la iglesia a la izquierda, entro en la Plaza de la Constitución (1,04h - 5,16km), donde al otro extremo esta el ayuntamiento. Rodeo la iglesia y bajo por c/. Federico Elvira y c/. de las Rondas, giro a derecha por c/. Mayor y después a izquierda por c/. de la Cañita, e inmediatamente torcer a derecha por c/. Puerta del Cura (que es un camino de tierra), por donde se vuelven a ver las marcas del GR-10.
En la confluencia, sigo a derecha el camino/pista que lleva hasta otra bifurcación (1,32h – 6,93km), al inicio del Parque del Collado
Situado en un lugar muy atractivo, con gran variedad de flora, su epicentro lo forma una antigua cantera de áridos,  reconvertida en zona recreativa, siendo su punto mas bajo una laguna.
El GR-10 pasa junto al parque, dejando este a derecha y gira a izquierda para unirse al camino que viene recto desde la bifurcación, por el que yo he venido pasando entre pinos resineros y silvestres. Desde este punto se inicia un suave descenso por este camino/pista, que a 600 metros vuelve a entroncar con la Cañada Real Segoviana.
Prosigo la VP y GR-10, que girando al Sur, va rodeando a media ladera los picos de; Cabeza Arcón, La Buitrera, Cancho del Reloj, Peña del Retamalejo, Cerro del Hornillo y Peña Hueca, y coronando todos ellos el Cerro el Pendón, tapado por los pinos. Por la derecha discurre el Arroyo del Valle, entre retamas, enebros, encinas, chopo, álamos y sobre todo abedules, ya que esta zona se conoce como el Valle de los Abedules. Mirando a uno y otro lado apenas me percato del corzo que me esta mirando en medio del camino, aunque intento quedarme quieto, no me da tiempo a sacar el móvil para fotografiarlo y desaparece bajando hacia el arroyo.
Ignoro una senda que sale a izquierda y continuo el camino que pasa rozando el Arroyo del Valle, poco más encuentro un letrero informativo (2,15h – 11km) del Corredor de Tres Cantos a Montejo de la Sierra. Abandono el camino y tomo a derecha el pequeño rastro que se hace vereda y que conserva las marcas del GR. Este tramo de kilómetro y medio que acompaña al arroyo es auténticamente precioso.
Reencuentro el camino dejado anteriormente y prosigo por el hasta un pequeño puente que cruza el Arroyo del Valle.
Cruzo el arroyo y en unos metros entro en Miraflores por la c/. del Estepar y giro a izquierda por la Av. Sol y Campo, continuando el GR-10 finalmente llego a c/. de la Estación; Mirando a izquierda veo la antigua estación del ferrocarril.
Línea Madrid – Burgos por Aranda de Duero, cuyos trabajos comenzaron en 1928 y terminaron en 1968. Este trazado ahorraba 90 kilómetros con respecto a la línea Madrid – Irun por Avila, del año 1864. Constaba con las estaciones de: Manzanares el Real / Soto del Real, Miraflores de la Sierra, Bustarviejo / Valdemanco, Gascones / Buitrago, Riaza. Y apeaderos en: Soto del Real y Gargantilla del Lozoya, en la provincia de Madrid.
Esta ruta fue utilizada por trenes de prestigio como el Expreso de Paris, hasta los años 90, que se fueron suprimiendo hasta quedar sin servicio en 1998. Un factor que influyo fue la reconversión de la N-I en Autovía, que acorto considerablemente los tiempos por carretera. Además de unos horarios que no favorecían el uso, se comenzó el nuevo diseño de la línea de ferrocarril del Noroeste, que finalmente se tradujo en el AVE, Madrid – La Coruña, pasando por Segovia, Valladolid, Zamora y Orense.
De frente continua el GR-10, prosigo a derecha y asciendo por la c/. de la Estación hacia el centro del pueblo, finalizando la ruta frente a la bonita Plaza de Toros.
Las obras dieron comienzo en 1987 y se inauguro dos años después. Tiene capacidad para 4800 personas, dividiéndose en seis tendidos. Anteriormente se montaba todos los años en la plaza del ayuntamiento, cerrándola con carros y las gradas se montaban con maderos y listones, disponiendo de localidades a dos niveles. A partir de 1960 la afluencia de gente obligo a montar una plaza portátil, eligiéndose el lugar muy cerca de la actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario