viernes, 2 de diciembre de 2016

Alameda del Valle, Ermita de Santa Ana, Majada del Cojo


Alameda del Valle, Río Lozoya, Ermita de Santa Ana, Majada del Cojo.


M A P A      T R A C K      F O T O S      WIKILOOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 
Distancia a recorrer: 15 km
Dificultad de itinerario: Media / Alta
Desnivel: Subida / Bajada: 636m  
Estación Recomendada: Todo el año, evitando días muy calurosos


Descripción del Recorrido:
Al pueblo de Alameda del Valle, se accede por la ctra M-604, desde el Puerto de Navacerrada o la A-1.
Situado entre la carretera y el Río Lozoya, en el kilómetro 22, se entra por la c/. Grande, pasando por la Plaza de Santa Marina, donde esta la Parroquia de Santa Marina, y continuando por c/. del Romero, llegar a la c/. Río donde se aparca.
El grupo de senderismo de Torrelodones, partimos de los 1.107 metros, con la pretensión de llegar al refugio de la Majada del Cojo.
Seguimos dirección Suroeste, por la calle del Río, para llegar a unos paneles informativos, de las rutas que se pueden realizar por la zona. Traspasamos una puerta y por un amplio puente, se cruza el Río Lozoya.
Río que da comienzo con el Arroyo de la Angostura, que recoge las aguas del circo de la Cerradillas. sumando después los arroyos que cuelgan de la Cuerda Larga y del macizo de Peñalara.
El camino que transitamos, según el Libro de la Montería de Alfonso XI, ya servía en el lejano siglo XIV a los vecinos del Lozoya, para marchar a la Ermita de Santa Ana, a la Morcuera y a las Porquerizas, hoy Miraflores de la Sierra.
En la primera bifurcación proseguimos a derecha y en la siguiente, tomamos a izquierda. Acompañados del Arroyo de Santa Ana, por nuestra derecha. Ascendemos cómodamente en dirección Sur, pasamos otra puerta y se ven junto al arroyo las ruinas de una antigua tejera.
La senda gana pendiente y al llegar a otra bifurcación, con una cruz de piedra, nos vamos por la derecha, para ver la Ermita de Santa Ana (2,9km - 1.175m).
Es un edificio del siglo XVIII, de estilo romántico, sencilla planta rectangular, con cadenas de sillares en las esquinas, cubierta de teja árabe a dos aguas, y con un canecillo hecho de ladrillos bordeando el tejado. Aunque su aspecto actual no lo diría, fue construida en mampostería sin enfoscar. 
La cabecera tiene adosado un ábside, restos de una antigua ermita y reconvertida como vivienda del santero. La portada es sencilla y sin ventanas, elaborada en piedra y con arco de medio punto formado por dovelas de caliza. La cornisa de ladrillo rematando el alero es el único detalle decorativo. En los muros laterales hay ventanucos reducidos para dejar entrar la luz, pero no los vientos.
Según la leyenda fue construida después de que la imagen de la Virgen se apareciera a un pastor, que solo pudo cargar con la talla, cuando tomo rumbo al término de Alameda. Actualmente la imagen de la talla, esta todo el año en la iglesia parroquial de Alameda del Valle. Y cada 26 de julio se realiza una romería hasta la ermita.
Después de disfrutar del entorno y descansar en sus bancos y mesas, continuamos la marcha en el mismo sentido, para reencontrar el camino principal. El cual seguimos a derecha, la senda va ganando altura, cruzamos el Arroyo de la Hiruela sobre los (4,33km – 1.258m). Seguimos por la pista en zig-zag, hasta un roquedal a derecha (6,08km – 1.420m). Tomamos un respiro y gozamos con las vistas del Valle del Lozoya.
Continuamos el ascenso y poco más adelante se encuentra un panel informativo de la Cordillera Penibética. Proseguimos con curvas a derecha e izquierda y en la bifurcación, derecha para arribar al Refugio de la Majada del Cojo (8,03km – 1.620m).
El edificio construido en el siglo XX, con materiales de la zona, tiene planta rectangular y dos alturas con entradas individuales. Originariamente fue vivienda del guarda forestal, hasta su rehabilitación en 1985,
por la Comunidad de Madrid, para dedicarla a refugio de montaña. Actualmente esta cerrado.
Retrocedemos unos metros, para en la bifurcación, seguir el  Camino de Alameda a Miraflores PR-M12”, que baja, pasando por el; Raso de la Esacera, Gargantilla y El Cabezuelo, donde paramos un momento para oír el rumor del agua del Arroyo Navalpico. Reiniciamos el descenso entre dehesas, hasta el helipuerto, volvemos a cruzar el río y damos por terminada la ruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario