domingo, 12 de noviembre de 2017

Manzanares, Senda de las Cabras, Canto Cochino, Cerro de la Camorza


Manzanares el Real, Camino de Santiago de Madrid, GR-10, Arroyo del Campuzano, Ermita de San Isidro, Senda de las Cabras, Torreta de los Porrones, Collado de las Huertes, Collado de Valdehalcones, PR-M16, Fuente del Terrizo, Canto Cochino, Arroyo de la Majada del Caco, Collado de Quebrantaherraduras, Cerro de la Camorza, Collado del Campuzano.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas
Recorrido: 13,6 km
Dificultad: Medio / Alta
Desnivel: Subida: 680 metros / Bajada: 681 metros / Acumulado: 1.361 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 11-11-2017




Descripción:

Tercera vez que subo la senda de las cabras ¡cada vez se me hace más dura! Esta vez acompaño a Fernando –compañero de fatigas andarinas que por razones laborales, no puede acompañarnos en las salidas semanales del grupo.
El nombre de la senda, puede ser debido a la proliferación de cabra montes o por la pendiente que hay que vencer; a la que hay que sumar el pequeño tramo de “vía ferrata”.

Comienza esta historia a las 08:36, en el aparcamiento situado en la entrada a La Pedriza y Parque Nacional Sierra de Guadarrama, a 925 metros de altitud.
Nos dirigimos en dirección Oeste, por el Camino de Manzanares a Mataelpino o Colada de Manzanares a El Boalo; trazado compartido por el GR-10 y el Camino de Santiago de Madrid.

Tras subir una ligera pendiente, ya tenemos la primera vista del conjunto rocoso que tendremos que vencer. Llegamos al Collado de la Jarosa y cruzamos el Arroyo del Campuzano (1,06km), entrando en el T.M. de la Mancomunidad de Municipios compuesta por; Cerceda, El Boalo y Mataelpino.

Ignorando desvío a ambos lados, andamos este ancho y monótono camino -pero que sirve para iniciar la fuerte subida que nos espera, con los músculos a tono- en poco más de media hora nos presentamos en la Ermita de San Isidro (0:39h - 3,05km954m) y su área recreativa.

Estamos en el antiguo Descansadero / Abrevadero del Salegar en la Solanilla, al pie de la significativa Peña Mediodía, que forma parte del conjunto de la Torreta de los Porrones.
Siendo elegido por los vecinos de El Boalo, para instalar la ermita dedicada a San Isidro, patrón de agricultores y ganaderos, por ser el gremio al que pertenecían la mayoría de ellos. Mas tarde sería adoptado este santo como patrón de la localidad, celebrando todos los años una romería el 15 de mayo.
Se levanto a finales del siglo XX y esta realizada con material del lugar, granito principalmente.
Entramos en el recinto de la ermita, para ver su interior a través de sus ventanas y luego de rodearla y fotografiarla, salimos asegurando el cerrojo de su puerta.

Traspasamos la primera barrera y enfilamos la cuesta con la vista puesta en la Peña del Mediodía.
Según los naturales de El Boalo, el nombre le viene porque al incidir el sol de mediodía, le hace resaltar sobre el gran roquedal de la Torreta de los Porrones. No quiero imaginarme, a quién espere a las 12. en verano, para comprobar tal hecho, realizando esta subida; puede fenecer en el empeño.

Nosotros a pesar de la época, hemos preferido madrugar para acometerla con la frescura de la mañana.  Cruzamos una segunda barrera, compuesta por una misérrima alambrada y puerta de la misma categoría.  Desechamos la senda que parte a la izquierda, que conduce al Collado de Valdehalcones, por la vaguada; y seguimos de frente, el visible rastro que culebrea para mitigar la empinada cuesta. 
Que con una media del 34%, llega a tener rampas de hasta el 53%. Detrás de nosotros vemos un amplio grupo que también se atreven a realizar la ruta.

Con los necesarios descansos, vamos ganando altura, hasta llegar al mismo pie de la Peña del Mediodía. Girando a derecha, rodeamos la muralla de piedra de un bonito color ocre, y aparecemos en una pequeñita angostura (1:40h – 4,15km – 1.246m) ¡donde recordaba las primeras figuras de hojalata! un lobo persiguiendo a una cabra. No se a que atribuir la desaparición de todas las siluetas; pues habían varias más; bien colocadas estratégicamente, así como el rótulo de la senda. Sí a un acto vandálico o “ecológico”, pues algunos partidarios de esta última tendencia, están perdiendo la chaveta.

Esta “vía ferrata” se acondiciono en el 2005 y parece ser que hace varios años que las figuras desaparecieron, tal vez alguien haya querido adornar su jardín ¡mísera sociedad! En fin, una lastima; pues como se ve en las fotografías, quedaban de lo mas gracioso.

Atacamos el corto espacio, con precaución; ayudándonos de las sujeciones insertadas en la piedra.
El ascenso se realiza sin grandes complicaciones; pero no hay que confiarse.
Superado el paso, se abre una pequeña pradera y unos metros más hay una bifurcación (1:50h - 4,36km), con varias rocas caballeras a su alrededor y una que sirve de excelente mirador, para otear toda La Pedriza; el Embalse de Santillana, el Cerro de San Pedro, La Sierra de Hoyo, Cerceda, El Boalo y Mataelpino y cerrando la vista panorámica, parte de la Sierra de los Porrones.

El ramal de la derecha, desciende hasta una alambrada y siguiendo esta a la izquierda, se llega al collado y la Cruz de Mierlo.
Nosotros continuamos por la senderita de la izquierda que pasa junto a la Torreta de los Porrones y cruza el Collado de las Huertes, en el extremo Sureste de la Sierra de los Porrones.
Transitando entre bolos graniticos, la senda se abre paso para bajar al Collado de Valdehalcones (2:10h – 5,02km – 1.340m). 
Cruce de sendas: la de la izquierda, viene de la ermita por la vaguada. La de la derecha, lleva a la alambrada y desde allí ofrece varia opciones para bajar a la pista forestal. Y por la que nosotros llegamos, que continua en sentido Noroeste, por toda la Sierra de los Porrones. Precisamente junto a esta y a unos metros del cruce, esta la Cruz de Mierlo.

Mierlo fue un pastor, que vivió en La Pedriza en paz y tranquilidad, con la sola preocupación de cuidar de su ganado. Placidez que se desbarato al verse involucrado en un suceso, cometido por Los Peseteros, un panda de bandoleros. Pero como la leyenda es interesante, aquí esta el enlace, para leerla completa.

Regresamos al cruce, dejando junto a las rocas, los restos de un refugio o chozo de pastor. Proseguimos en dirección Norte, cruzando la derruida alambrada y regresando al T.M. de Manzanares el Real. Perseguimos esta senda, a penas visible en algunos momentos; pero suficiente para llegar al PR-M16, senda que lleva a La Maliciosa y el Alto de las Guarramillas o Bola del Mundo.
Nos dirigimos a la pista forestal (2:30h – 5,80km – 1.276m), dejando a la izquierda, entre los pinos la Fuente del Terrizo.

Al otro lado de la pista, continuamos de frente por un amplio camino hasta otro cruce (6,34km). Seguimos el ramal de la izquierda que finaliza en la senda (6,73km), que transita por la Loma de las CasiruelasLa seguimos en bajada y entramos en el aparcamiento de Canto Cochino (8km). No desaprovechando la ocasión, casi única; para comernos el bocadillo en uno de sus chiringuitos.

Reanudamos el recorrido, por la senda que lleva a la salida de La Pedriza, cruzando el Arroyo de la Majada del Caco y tres veces la carretera, antes de llegar al Collado de Quebrantaherraduras (9,47km).

Y como al parecer, no hemos tenido bastante con la senda de las cabras. Cruzamos la carretera y nos encaminamos por una bonita senda que llanea ente pinos ¡pero claro! esto no podía durar mucho, pues nos dirigimos al Cerro de la Camorza, y naturalmente el camino se embrava. 
No es que sea muy duro, pero la subida se nota, menos mal que el tramo es corto y cuando estamos pensando; en que tal vez lo podíamos haber dejado para otra vez ¡pues el dichoso cerro! no se va a mover de aquí. Aparecen las antenas por encima de las rocas, hemos llegado a la caseta de vigilancia (10,4km – 1.213m).

Un pequeño descanso, toma de fotos y vuelta atrás. Desandamos cien metros y giramos a la izquierda. Es una pequeñísima vereita que acorta el camino para tornar frente al collado (11km).

Nuevamente en la senda, por la que venimos de Canto Cochino, proseguimos por ella para volver al punto de partida. Luego de cruzar dos veces la carretera y pasar por el Collado del Campuzano (12km).

Esta senda es como una calle en feria, un trajín de gentes, sobre todo los fines de semana y festivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario