miércoles, 28 de marzo de 2018

Sepúlveda, Senda de las Hoces del Río Duratón



Sepúlveda, Puente de Villaseca, Río Duratón, Arroyo de los Pozarrones, Presa de la Molinilla, Cueva del Santero, Cueva del Cura, Cueva de los Siete Altares.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Ida y vuelta
Tiempo estimado: 2 horas
Recorrido: 6,41 km
Dificultad: Baja 
Desnivel: Subida: 165 metros / Bajada: 165 metros / Acumulado: 330 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 28-03-2018



Descripción:

Decididos a darnos un paseo y comer, en uno de tantos restaurantes que tiene Sepúlveda, nos desplazamos a ella y reservamos mesa; lo primero, es lo primero. Luego nos trasladamos a la primera parada, en el Puente de Villaseca; siguiendo las indicaciones a las Hoces del Duratón.


Por la ctra SG-2323, cruzamos el pueblo de Villar de Sobrepeña y en la bifurcación de carreteras; giramos a derecha. Continuando ahora por la ctra SG-2418 y arribando a nuestro objetivo, al cruzar el Río Duratón; estacionando junto al Quiosco Jacinto.

Seguimos la Senda del Duratón, aguas abajo. Entre una flora variada, donde predomina el chopo y algunos alisos en la ribera. El itinerario va trazando una curva a la izquierda, pasada la cual, se cruza el Arroyo de los Pozarrones (sin ningún problema), habiendo visto unas cuevas a la derecha; que nos acercaremos al regresar.

La senda vuelve a girar a la diestra, donde pisamos el punto más bajo de la ruta (1,75km – 887m), precisamente cuando estamos rodeando la zona de La Vega. El camino sube una ligera pendiente hasta alcanzar el sector, de La Pinta (2,15km).
Estamos en una especie de mirador, que nos permite ver la siguiente curva que hace el río; y los restos de la Presa de la Molinilla.

Consideramos que es el momento de regresar, y comenzamos a desandar camino, acercándonos a la Cueva del Santero y luego, la Cueva del Cura, la más grande, de las varias que hay en los paredones de éste tramo.

Una vez en el punto de inicio (4,54km) y a sabiendas de que tenemos otra cueva interesante a muy pocos metros de aquí; nos acercamos a verla. Ahora seguimos la Senda del Duratón, aguas arriba (conocida como, la senda larga), pasamos bajo el Puente de Villaseca y antes de lo esperado, vemos la información que nos dirige a ella, se trata de la Cueva de los Siete Altares (4,63km).

Iglesia rupestre de la época visigoda, antiguo asentamiento de una comunidad eremítica, que se establecieron en las Hoces del Duratón, tras la conversión al Catolicismo, del Rey Recaredo, en el año 586.

Todavía nos animamos a proseguir un poco más arriba, por la bonita senda que entra en zona protegida de aves; entre las que se pueden ver: la chova piquirroja, el halcón peregrino, el águila real y sobre todo el buitre leonado. Para andar éste tramo, hay que pedir permiso, desde el 1 de Enero al 31 de Julio. 

Sin dejar de mirar a izquierda y derecha, marchamos por un bosque de ribera, destacando: chopos, fresnos, alisos y sauces. Cuando llevamos (5,23km – 928m), alcanzamos la máxima altura de la ruta.
Caminamos unos metros más y damos la vuelta; terminando este bello y primer paseo del día; pues nos queda visitar, la Ermita de San Frutos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario