jueves, 22 de marzo de 2018

Galapagar, Cuesta Blanca, Cerro de la Osera, Cerro del Periquín

Galapagar, Urbanización Los Ranchos, Cañada Real de Merinas, Cuesta Blanca, Camino de Villanueva del Pardillo, Casa de Patatas,  Urbanización Las Cuestas, Cerro de los Corrales Viejos, Arroyo de la Ventilla, Cerro de la Osera, Arroyo de la Vinatea, Cerro Periquín, Camino de las Viñas, Camino Real, 


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 22 minutos
Recorrido: 10,2 km
Dificultad: Medio 
Desnivel: Subida: 416 metros / Bajada: 416 metros / Acumulado: 832 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 22-03-2018


Descripción:
La idea era recordar una rutilla, que había hecho diez años atrás; añadiendo algún tramo nuevo. Y resulto mejor de lo que esperaba; pues he descubierto unos cerrillos, que le ponen la salsa al recorrido.

Arranco en las puertas de la Urbanización Los Ranchos a 852 metros de altitud y sigo la amplia vía pecuaria, de la Cañada Real de Merinas, hasta el cruce de Cuesta Blanca.
Giro al Sur, subiendo hacia la cima de la zona, donde en el 2009 se hicieron trabajos de repoblación y se nota. Me encaramo al roqueda y logro la máxima altura de la ruta (1km – 887m), además de obtener unas inmejorables vistas de la sierra.

Prosigo en la misma dirección en busca un merendero o cobertizo, del retén de bomberos de la localidad; y allí sigue en pie y supongo ofreciendo descanso y paz a quién lo visite en días de canícula.
Continúo por la reducida senda, que se estrella en una alambrada delimitada por un camino, que me ofrece dos opciones; eligiendo la izquierda y retornando a la calzada ganadera.
Unos metros más, vuelvo a dejarla y marcho por el Camino de Villanueva del Pardillo, pasando por delante de la ruina que es; la Casa de Patatas (3,72km).

Se cree que pudo ser; el puesto de mando de Enrique Líster (menos probable) o el puesto del Coronel Segismundo Casado. Lo cierto es que la privilegiada situación, le proporcionaba un dominio del terreno de batalla; siendo utilizada como observatorio del XVIII Cuerpo del Ejército; dotada de túneles que servían de refugio antiaéreo.
Las operaciones del Ejercito Republicano, se supervisaron desde el estado mayor, ubicado en el Palacio de Canto el Pico, de Torrelodones; dirigido por el general José Miaja.

Desciendo hasta la Urbanización Las Cuestas y por la pista forestal, que parte al Este; me dirijo al Cerro de los Corrales Viejos (5,33km – 812m); teniendo que remontar una respetable pendiente.
Con repetidas bajadas y subidas, vadeo el Arroyo de la Ventilla (5,66km – 772m) y asciendo hasta el Cerro de la Osera (1:18h – 5,83km - 827m). Todas estas cimas, ofrecen una muy buena panorámica hacia el Sur; del Este al Oeste.

Me lanzo por la pendiente, hasta el cruce de caminos. Giro a la izquierda y finalizo el descenso; en el Arroyo de la Vinatea (6,70km – 710m) mínima altura de la ruta.
Por tanto, toca subir; primero al Camino de las Viñas y luego por la Cañada Real de Merinas, con la que vuelvo a encontrarme (7,6km). Si bien aquí, quiero recordar el tiempo en que fue; Camino Real.

Ésta vía fue utilizada por el Camino Real de Madrid a Castilla la Vieja; del que formaba parte, el Camino de Galapagar a Guadarrama. Pues se piensa que, El Puente de Herreño, se construyo sobre otro más antiguo; que perteneció al antiguo camino Ferreño. De la época árabe y documentado desde mediados del siglo XIII.

Trazado que utilizo, al no subir el Cerro del Paredón y desviarme por la derecha para bordearlo. Y donde todavía quedan vestigios de la esplendida obra que tuvo que ser.
De nuevo en la ancha calzada, salvo un regato –hoy crecido- y piso el “empedrado” en lo que es; el tramo más visible del histórico camino.

Regreso a la bifurcación con el Camino de Villanueva del Pardillo; y sin dejar la vía pecuaria, paso el cruce de Cuestas Blancas y finalizo en el punto de partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario