martes, 27 de febrero de 2018

Canto Cochino, Cerro de las Barreras, Cerro Ortigoso

La Pedriza, Canto Cochino, Fuente de las Casiruelas, Umbría de la Garganta, PR-M16, Collado de Mataelpino, Collado de los Pastores, Cerro de las Barreras, Cerro Ortigoso, Collado Ortigoso, PR-M18, Puente del Francés, Río Manzanares, La Charca Verde, Puente del Vivero, Puente Cola de Caballo, Puente de las Ranas 


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 15 minutos
Recorrido: 14,9 km
Dificultad: Alta
Desnivel: Subida: 915metros / Bajada: 915metros / Acumulado: 1.830 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 26-02-2018



Descripción:
Recordando una ruta que me dejo huella, hace ya casi cinco años, trazo un itinerario aún más exigente (pues los camaradas del grupo -no paran de exigir más madera- quiero decir, más cerrotes).
Básicamente será; subir de Canto Cochino, al Collado de Mataelpino, en la Cuerda del Hilo, y manteniendo la cota llegaremos al Collado de los Pastores. Desde el que bajaremos al Puente del Frances; pisando el Cerro de la Barreras y el Cerro Ortigoso.

Arrancamos del aparcamiento de Canto Cochino, a las 09:20 con dirección Oeste, por la estupenda senda, que atraviesa la ladera Norte de la Loma de las Casiruelas; mayoritariamente entre pinos y esporádicos ejemplares de arizónicas.
Pasamos junto a la Fuente de las Casiruelas y nos encontramos por primera vez, con la pista forestal de las zetas (0:42h – 2,70km -1.272m). Desde el que hay una excelente vista de La Pedriza, apoyado con un panel informativo.

Esta pista y sus ramales recorren la zona que comprende desde el Collado del Campuzano, a la Umbría de la Garganta. Pasando unos metros por debajo del Cancho de las Porras; el Collado de los Pastores; Puente de los Manchegos y el Comedero de los Buitres. Luego de innumerables revueltas, pasa el Puente del Francés y llega a Canto Cochino.   

Continuamos por nuestro estupendo camino y en el desvío (3,23km – 1.322m), tomamos a la izquierda que nos llevará casi, a la cresta de la Sierra de los Porrones. 
Ascendemos por la Umbría de la Garganta, siendo el tramo más exigente, que gracias a las revueltas ¡sólo! tendremos que superar rampas, del 38%; pues venceremos un desnivel de 270 metros, en kilómetro y poco de recorrido.

Cruzamos por segunda vez la pista (1,17h – 4:08km – 1.464m), y localizada nuestra vereda (unos metros a la izquierda), continuamos subiendo y luego de ciento y pocos metros, pisamos por tercera vez, la pista forestal. En este caso, nuestro camino está, unos pasos a la derecha. 
Así que, encaramos el medio kilómetro que nos queda y entroncamos con la senda del PR-M16 (1:34h – 4,74km – 1.594m).

Un interesante trazado, que partiendo de Canto Cochino, pasa por: el Collado de Quebrantaherraduras; Collado de Mataelpino; La Maliciosa Baja; Collado de las Vacas; La Maliciosa; Collado del Piornal y finaliza en; el Alto de las Guarramillas o Bola del Mundo.

Teóricamente, ya no deberíamos subir más, pero sin dar tiempo a saborear, el andar plácidamente y sin pendiente ¡Paco! Dice subir hasta la Cuerda del Hilo, y pasar junto al montículo de Cancho Mágico; bautizado por él, en honor a un grupo de senderismo; con el que también comparte rutas. Pues nada, a rematar la subida, total, nada más que son ochenta metros lo que nos separa.

Visto que las piedras siguen en su lugar (ja, ja), continuamos por la Sierra de los Porrones y convergemos otra vez con el pequeño recorrido; para llegar al Collado de Mataelpino (2:05h – 5,73km – 1.673m).

Ya que no esta identificado, he decidido nombrarlo así, al estratégico punto atravesado por el PR-M16, del Suroeste al Noroeste, y donde confluyen; la senda que viene del susodicho pueblo y la que marcha hacia el Collado de los Pastores.

Reanudamos nuestra ruta, persiguiendo ahora el rastro que en sentido Norte, nos guiará al siguiente objetivo, sin apenas variación de nivel. Después de volver una vez más; a encontrarnos con la pista de las zetas. Andamos por ella, cuatro pasos, viendo a la izquierda, las antenas del servicio de emergencias (112) y llegamos, al extraordinario mirador del Collado de los Pastores (2:40h – 7,12kxm – 1.748m). Que dispone de cuatro paneles informativos que identifican, todo lo que vemos.
Decidiendo que es el momento cumbre, el de comer el bocata, y los acostumbrados acompañamientos. 

Después del un buen rato, nos ponemos en marcha para lograr la máxima altura del recorrido, a unos doscientos metros. En la cima del Cerro de las Barreras (1,772m); aún mejor mirador, del que anteriormente habíamos dispuesto, viendo en la continuación de cerros, algo más separado, el motivador de la ruta; el Cerro Ortigoso.

Bajamos, librando los dos siguientes cerros del conjunto, por la derecha, con trozos despejados y alguno, algo más cubierto de vegetación; pero transitable.
Aterrizando por fin, en una gran explanada al pie del gran peñascal del Cerro Ortigoso, que conquistamos en tres zancadas (4:18h – 8,6km – 1.653m), aunque no podamos pisar su cima.

Desde aquí podemos decir, que será todo bajar, hasta finalizar; pero queda salir de este canchal. El track indica por la izquierda, pero lo que vemos es casi un abismo, aunque pronto damos con la solución ¡un túnel! Bajo el roquedal que ostenta la mayor altura. Milagrosa oquedad, que nos deja efectivamente a la izquierda, desde la cual se ve un claro sendero que irá girando a derecha (al Este).

La vereda va al encuentro de un muro de piedra, que no hay que cruzar, hasta verlo totalmente derruido. Traspasado éste, encontramos el final de un ancho camino. Nosotros seguimos a la izquierda, la senda que lleva al Collado Ortigoso (5:00h – 9,72km – 1.412m). 
Intentando encontrar la Fuente del Collado Ortigoso, que los mapas indican, pasamos al otro lado del muro; pero la búsqueda no dio resultado.

Retomada nuestra senda, nos precipitamos por la fuerte pendiente, que llega hasta el 49%, aterrizando en el PR-M18 o senda de; los Chorros del Río Manzanares (10,5km – 1.249m). Y sosegadamente por ella, pasamos junto a una fuentecita y llegamos al Puente del Francés, en menos de medio kilómetro.

Andamos por última vez, sobre la pista de las zetas, que dejamos al encontrar, una vereda que se dirige al río. Posteriormente volvemos a enlazar con el PR, que rápidamente dejamos, para acercarnos a La Charca Verde, donde nos permitimos unos minutos de relax.

Proseguimos la marcha junto al cauce del río, con la anécdota, de uno de los perros de Sol, que al no verse capaz de seguirnos, cruza la corriente y se sitúa en una isla, de la que no era capaz de salir. Finalmente consiguen traerlo a esta orilla y tanto su dueña como Antonio y Carlos, deciden regresar por la pista forestal.

El resto, nos reencontramos con el itinerario del PR-M18 y cruzamos el río, por el Puente del Vivero (6:15h - 12,5km), y continuamos por su trazado. Más adelante, vemos el Puente Cola de Caballo y finalmente atravesamos el Río Manzanares, por el Puente de las Ranas (frente al segundo aparcamiento de La Pedriza). Retornando por la parte trasera de los chiringuitos, al lugar del que partimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario