domingo, 22 de abril de 2018

El Yelmo, por el GR-10, Senda Carboneros, PR-M1, Collado de la Dehesilla

Manzanares el Real, Canto Cochino, GR-10, Senda Carboneros, Collado de la Encina, Pradera del Yelmo, Peña del Yelmo, PR-M 1, Collado de la Dehesilla, El Tolmo, Refugio Giner, Fuente de Pedro Acuña, Arroyo de la Dehesilla, PR-M 2


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 
Recorrido: 11,3 km
Dificultad: Alta
Desnivel: Subida / Bajada: 805 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 02-05-2012


Descripción:
Primera vez que subo a las proximidades de El Yelmo. La ruta forma parte del entrenamiento que nos hemos marcado, para la puesta a punto de cara a realizar el tramo del Camino de Santiago; desde San Juan de Pie de Puerto a Logroño. Somos tres matrimonios y el hijo de uno de ellos, que es el guía. 

Partimos de Canto Cochino (1.027m) y seguimos el trazado del GR-10 hacia el Este, que nos llevará hasta la Gran Cañada. Tras cruzar el Río Manzanares y el Arroyo de la Majadilla, encaramos la subida del Cordel de la Pedriza, que nos da un respiro en la pequeña pradera; donde arranca el Hueco de las Hoces. La senda gira a derecha y en poco más, se abre ante nosotros la enorme llanura de la vía pecuaria; conocida como La Gran Cañada (1,54km – 1.294m), donde engarzamos con la SL-MM 41002, conocida como Senda Carboneros.

Tomamos aire, porque hay que vencer un difícil tramo hasta llegar al Collado de la Encina (2,21km - 1.478m). Apenas dejada atrás la gran planicie, pasamos una “fuente” y con calma vamos ascendiendo, disfrutando de las vistas cada vez que miramos hacia abajo.
Luego de lo que se puede llamar, descanso; a partir del citado collado. Dejamos un primer desvío a la zona de la Lagunilla del Yelmo y unos doscientos metros, otro; divisando ya el enorme peñón y poco antes de entrar en La Pradera del Yelmo (2,94km - 1.560m).

Luego de asomarnos al sur, para ver el Pueblo y el Embalse de Santillana, buscamos un lugar al pie de la pétrea mole de granito rosáceo; para que nos esperen tranquilamente el resto del grupo.
Pues el guía que practica la escalada, ha venido preparado con cuerdas y me pide que le acompañe a subir a la cima ¡170 metros! por la vertiente Suroeste, conocida como “vía Valentina”.

Después de la primera trepada, que me fue indispensable la ayuda de las cuerdas que me lanzó, hay un corto espacio que se anda bien y luego, aunque también tuve las cuerdas en la mano, la verdad es que se puede hacer sin ellas. Siguiendo los pasos de mi tutor, voy ascendiendo por la loma; situación que desde la base, parece imposible. 
Alcanzada la cima de la Peña del Yelmo (4,24km - 1.717m), no se puede explicar la sensación; la contemplación de la panorámica, es inenarrable y para mi, siendo la mejor experiencia como senderista; tanto es así, que la he catalogado como “sendeescalada”.

Pero todavía me tenía otra sorpresa ¡bajar por La Chimenea! ¿Que es eso? Me pregunte yo ¿me habrá confundido con Santa Claus? Y vaya que me enteré. Pues me hizo entrar en una grieta de más de cinco metros de profundidad y apenas cuarenta centímetros de anchura (en la que no sabía que hacer con la mochila), por la que tuve que andar unos diez metros, para después casi despeñarme, hasta pisar terreno normal; visto lo visto. Finalmente sobre senda normalizada, llegamos hasta el grupo que aburrido; casi se habían dormido.

Nos ponemos todos en marcha, con rumbo Noreste, hasta enlazar con la senda del PR-M 1, viendo la roca conocida como El Acebo, a la derecha; y Los Fantasmas a la izquierda, con su apreciable “Ventana”. A continuación se deja a la derecha; La Cara y Las Cuatro Damas; antes de emprender la vertiginosa y complicada bajada al Collado de la Dehesilla (6,43km - 1.454m).

En el sentido de la marcha: de frente continua el PR-M 1; la derecha, lleva a la zona de El Berrueco (por el antiguo itinerario del GR-10) y la izquierda, es la que seguimos; para regresar.
El camino nos parece agradable, después de la bajada que hemos sufrido. Pasamos junto al gran bolo de; El Tolmo (7,76km), llegamos al Refugio Giner (8,40km) y la Fuente de Pedro Acuña; atravesamos el Prado Peluca y cruzamos el Arroyo de la Dehesilla (8,52km - 1.170m); para conectar con el PR-M 2.

Amplio y agradable camino, conocido como “La Autopista de La Pedriza”, por el que retornamos al punto de partida; satisfechos de la extraordinaria ruta realizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario