viernes, 31 de marzo de 2017

Cercedilla, Ojos del Río Moros


Cercedilla, Majavilam, Collado de Marichiva, Arroyo de los Ojos, Collado de Tirobarra, Collado Minguete, Cerro Minguete, Puerto de la Fuenfría.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 6 horas 30 minutos
Recorrido: 12,3 km
Dificultad: Alta - debido a estar nevado, en tiempo normal: MEDIA
Desnivel: Acumulado: 1.400 metros
Recomendada: Todo el año, en invierno a tener en cuenta la previsión del tiempo
Realizada: 28-03-2017


Descripción:
Por una circunstancia u otra, no había visto el nacimiento del Río Moros “ojos del Río Moros”, que es como se conoce a este lugar; al Oeste, poco más abajo del Collado Minguete.
Presto a realizar la ruta que me lleve hasta allí, convoco a los compañeros del GsTa -llamada a la que faltan dos por fuerza mayor-, así que voy escoltado por: Enrique <casi recuperado de su pequeño accidente>, Fernando -apartado de la actividad unas semanas-, Jose Luis y Sol -que intenta sumar los máximos puntos.
Partimos a las 09:35, del aparcamiento de Majavilan; en Las Dehesas de Cercedilla, a 1.375 metros,    teniendo por delante una primera subida de 350 metros. Seguimos el sentido de la circulación y en la curva; giramos a derecha, pasando una empalizada de madera, para pisar la Carretera de la Republica.
Andamos unos metros a derecha, cruzando el Arroyo de Majavilan, y continuamos a izquierda por una pequeña vereda, que sube en dirección Norte al Camino Viejo de Segovia y PR-M30 (0,15h - 0,5km).
Lo cruzamos y encaramos la Vereda Poyal de la Garganta (señalizada con puntos rojos), donde comienza nuestro idílico contacto con el “retazo” de nieve que yo imaginaba encontrar.
Cruzamos una pradera y zigzagueando, alcanzamos el Collado de Marichiva (1h – 1,77km – 1,753m).
Punto de encuentro de: la Vereda del Infante y GR-10 -por la derecha-, y la Calle Alta -por la izquierda-.
Nos damos un pequeño descanso y proseguimos de frente, en la dirección que traíamos; cruzando el muro por una cancela y entrando en la provincia de Segovia. Estamos en la senda PR-M/SG 19, marcada con puntos rojos, rosa y toda gama de colores ¡el retazo de nieve continua! y poco antes de cumplir el primer kilómetro de senda, vemos a unos 10 metros a derecha, la Fuente del Tejo; donde nace el Arroyo del Tejo o las Tabladillas, el cual cruzamos.
Hemos penetrado en un profundo valle, recubierto por un espeso pinar y un gran manto de nieve, que dificulta la marcha. La vaguada, se descuelga desde el Collado Minguete, abriéndose hacia la Loma de los Ojos -a izquierda-, y el Minguete -a derecha-.
Vamos rodeando el cerro de Peña Bercial y pasamos 200 metros más abajo del Collado Minguete, precisamente cuando se llega al Arroyo de los Ojos (2,20h - 4,57km - 1.795m), donde están los manantiales.
El Río Moros es uno de los afluentes más importante del Eresma. Se forma con las aguas del; Arroyo de los Ojos y de Tirobarra. Añadiéndose después otros pequeños arroyos, en el T.M. de El Espinar. 
En tiempo más reseco, habrá que descender algo más abajo de la senda, para encontrar el manantial, sobre una pedrera, que cubre una amplia brecha en el pinar. Desde aquí se contempla el desconocido perfil, de La Mujer Muerta desde su lado sur, formado de derecha a izquierda por; La Pinareja, Peña del Oso y el Pico Pasapan.
Optamos por tomar el piscolabis y reponer calorías, pues tenemos por delante otra subidita de 273 metros,
dificultad que hoy incrementada la capa de nieve.
Reanudamos la expedición; ascendiendo por la ladera de la Loma de los Ojos, donde se prolonga el nutrido pinar; entre repechones y medios llanos, salimos al claro; desde el cual se ve el valle al completo, con los embalses de; El Espinar o Vado de las Cabras -el primero- y luego el del Tejo o las Tabladillas. Subimos los pocos metros que nos separan del Collado de Tirobarra (4h - 6,17km - 1.984m), y nos damos un pequeño descanso. Foto de grupo y nada más, pues esta bajando una densa niebla, que nos espolea hacia el Montón de trigo -ahora que todavía lo vemos.
Ascendemos al primer cerrete, para continuar por la cuerda. La idea era subir el Montón de Trigo, pero el tiempo empeora y decidimos seguir la senda del PR-M4, que mantiene el rasante hasta el collado.
Las marcas de la senda, que solo están pintadas en las piedras, no se ven y apenas se perciben algunos pequeños hitos. Así que revisando el GPS, conseguimos rastrearla y llegar al Collado Minguete (4,50h - 7,77km - 1.992m).
Habíamos pensado, seguir la trocha que mantiene la cota por la falda del Cerro Minguete. Pero debido a la niebla, resolvemos que es más seguro, subir el cerro y bajar a la Fuenfría, por el trazado del PR-M4.
Dicho y hecho, nos tragamos la última subida y encauzamos nuestros pasos, lo mejor que podemos, para arribar al Puerto de la Fuenfría (5,50h - 8,95km - 1.792m).
La fecha más remota de la existencia de este paso, data de mediados del siglo III. Hoy día confluyen caminos y sendas de todas direcciones. Es cruzado por; el Camino de Santiago, el GR-10, el PR-M4 y el Camino Viejo de Segovia. Así mismo empiezan o terminan las sendas; PR-M7, Senda de los Cospes y Camino de Lumbralejos. Y por supuesto: La Calzada Romana y la Calzada Borbónica.
El descenso desde aquí, hasta la ctra de la Republica, lo haremos por la Calzada Borbónica <marcada con puntos blancos>. Nos encaminamos por ella, cruzamos la calzada Romana <que traza más curvas>, y poco más abajo se incorpora por la derecha; para compartir trazado sobre el Puente de Enmedio. Desde aquí la calzada es un camino pedregoso, por el que llegamos a otro punto de encuentro, con la Calzada Romana; ya muy cerca de la Pradera de la Fuenfría y bajamos compartiendo ambas calzadas, hasta la ctra de la Republica (6,15h - 10,7km).
La seguimos a derecha <desviamos Fernando y yo>, por un camino entre muretes de piedra, que hay a derecha, para ver el antiguo Refugio Peñalara.
La Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, comienza en 1918 la construcción del albergue de la Fuenfría, entrando en funcionamiento tres años más tarde. Hoy sigue escondido entre el pinar, como avergonzad, por el estado ruinoso en que se encuentra. Aunque aún mantiene su heráldico escudo.
Reencontramos la ctra, y al resto del grupo, cruzamos el Arroyo de La Barranca y poco antes del Arroyo de Majavilan, viendo los coches en el aparcamiento, nos dirigimos a ellos por una trocha, dando por finalizada, esta dura marcha. No podía faltar la mención especial a la “hombrada” de Sol que aguanto la enorme paliza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario