miércoles, 5 de abril de 2017

Mataelpino, Cueva del Maquis, Senda Porrones


Mataelpino, Cueva del Maquis, Sierra de los Porrones y Cuerda del Hilo



Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 6 horas 30 minutos
Recorrido: 9,1 km
Dificultad: Alta - el tramo de la cueva a la sierra, no recomendado
Desnivel: Acumulado: 1.354 metros
Recomendada: Todo el año, exceptuando días muy calurosos
Realizada: 03-04-2017


Descripción:
Primera salida del mes de Abril y el GsTa, nos hemos propuesto hacer de exploradores ¿queremos salir de la Cueva del Maquis -perdida en Las Laderas de Mataelpino-, a la senda que recorre la Sierra de los Porrones? para ello nos trasladamos, hasta el aparcamiento situado en la c/. Pocillo, en Mataelpino. Seis machotes y lo digo así <aunque venga una mujer>, me acompañan; Enrique, J.Luis, Jorge, Sol y Paco “el ideólogo de tal aventura”. 
Arrancamos a 1.095m, bajando por la c/. Pocillo, giramos a izquierda por c/. de la Chorreta. Cruzamos el Arroyo del Palancar y proseguimos por camino de tierra -que es la VP Colada de las Cobachuelas. Vamos alegres, el día es esplendido y continuamos por un suave descenso, hasta llegar al desvío de la vereita que nos llevará a la cueva (1,45km).
Rápidamente nos damos cuenta de lo que nos espera, pues en los primero 300 metros, ya sufrimos rampas, hasta del 39%. Unos 40 metros -llaneando, por decir algo-, y a vencer los restantes 400 metros, con pendientes que superan el 50%, para arribar a la Cueva del Maquis (0,40h - 2,18km - 1.347m).
Esta cueva conocida como “La Paz”, situada en una zona de muy difícil acceso, en la ladera de la Sierra de los Porrones. Sirvió entre 1946 y 1947 como refugio y escondite, para una agrupación de maquis tras la Guerra Civil española. Al parecer eran cinco, estando dirigida por Adolfo Lucas Reguilón, alias “Severo Eubel de la Paz”, de ahí el nombre de la cueva.
Su principal actividad, fue la distribución de propaganda por los pueblos de alrededor. La cueva disponía de una pequeña imprenta -una sencilla maquina de escribir-.  
 Un descanso merecido y a buscar la manera de salir de aquí, con dirección a la cuerda de la Sierra de los Porrones. Nos decidimos bajar en dirección Noreste y pasar entre dos grandes rocas -lo que nos supone un relativo descanso-, para acceder al centro de la vaguada. Pero visto la frondosidad, seguimos rumbo Norte, ascendiendo entre un tremendo jaral; donde encontrar una piedra que pisar, era lo mejor que nos podía pasar.
Cuando el desanimo aparecía, se aclaraba el jaral, o nos lo imaginábamos. El caso es que metro a metro, avanzamos sobre una selva, ya con la meta definida en el Collado de las Loberas, teniendo como referencia el porrón de Peña Blanca. Subir 850 metros, nos ha costado 2 horas y 45 minutos.      
Nos relajamos y jalamos el bocadillo, regado con un “Ribera de Duero”.
Proseguimos en dirección Noroeste, la AUTOVIA -uy quería decir senda-, que nos sabe a gloria. Así danzando contentos y felices, andamos la Cuerda del Hilo; cruzamos el Collado de los Vaqueros, rodeamos el Cancho de las Porras y pasamos junto al porrón mágico -bautizado en honor al Gmsma. Solo queda pasar junto al Cancho Porrón y estamos en el desvío que baja a Mataelpino (0,25h - 2,30km).
Ahora a “gozar del discreto” descenso de 3,64km, fraccionado en tres etapas; las dos primeras con rampas de hasta el 36%.
La primera nos baja hasta una pradera -donde quedan los restos de un chozo de pastor-, situada entre el
Descansadero de Majada de las Cuevas -a izquierda- y el Collado del Fraile -a derecha).
Llaneamos un poco y a bajar la segunda para aterrizar en otra pradera, poco antes de cruzar el Arroyo de las Callejas. Andamos otro tramo que se puede denominar llano y a rematar el final con la tercera etapa, que salvando dos fuertes pendientes; vuelve a cruzar el Arroyo de las Callejas, para desembocar en la c/. Pozas “VP Vereda del Guerrero”.
La seguimos a izquierda, por la que cruzamos por tercera vez el Arroyo de las Callejas y pocos metros más damos por finalizada la jornada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario