miércoles, 1 de febrero de 2017

Robledo de Chavela, GR-10, La Almenara


Robledo, Camino de Navahonda "GR-10", Cerro de la Almenara 


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Ida y vuelta
Tiempo estimado: 4 horas 45 minutos
Recorrido: 13 km
Dificultad: Medio / Alta
Desnivel: Acumulados: 521 metros en Subida y Bajada
Recomendada: Todo el año

Realizada: 31-01-2017


Descripción:
Dispuestos a pisar el Cerro de la Almenara, hoy tan solo dos componentes del Gsta; Paco y Cristobal, nos desplazamos hasta Robledo de Chavela.
Como suele ocurrir versan distintas versiones sobre el origen del nombre de Robledo de Chavela, las más extendida es que Robledo viene del s. VI, cuando los romanos construyen una calzada desde Zarzalejo a Robledo. Llamando este lugar Roburetum, por la concentración de robles en su entorno. Sobre la segunda parte del nombre, Chavela, aún hay más discrepancias. Una interpretación es que Chavela, sería el resultado de la derivación de "ocho en vela", referido al número de soldados, que vigilaban en la edad media la fortaleza. Representados en la torre de la iglesia por los ocho velones o chapiteles que la rematan, o por los ocho pequeños torreones que rodean el ábside del templo.
Fue repoblado en el s. XIII
Iniciamos el recorrido en la ctra M-512, cruce con la Av. de Nuestra Señora de Navahonda, seguimos esta calle en dirección Sur, guiados por las indicaciones que indican al Camino de Navahonda. En la rotonda giramos a derecha y enfilamos el Camino de Navahonda o Camino de la Ermita, coincidente con el GR-10, vamos dejando el pueblo y el camino toma el carácter campestre, con sus muros de piedra impregnados de musgo y custodiando las dehesas. Vemos balizas que indican que andamos por una Senda Verde de CAM y en el tramo de Robledo de Chavela a las Dehesas de Navahonda. Asimismo el mismo poste soporta las marcas del GR.
Sobre los 23 minutos y 1,66km, esta la Fuente de Mariquitas, que en realidad es una mina y metros antes de una perrera. Dejando entradas de fincas a izquierda y derecha, rebasamos a los 35 minutos y 2,45km, la Fuente el Tejar, según letrero y Fuente de la Duquesita, según el mapa del IGN, y digo rebasar porque esta a la derecha, en una bolsa que hace el camino, por bajo de su nivel y al ser también una mina, pasa desapercibida. Tal es así que en la ida no la vimos, debido también a la intensa niebla. En el regreso pusimos todo nuestro empeño para encontrarla y decepcionarnos al no tener agua. Denunciar que ambas están muy abandonadas y merecerían una limpieza y rehabilitación.
Proseguimos con un pequeño desnivel, que cuando la calzada hace una doble curva, izquierda / derecha, se incrementa. Ya hemos dejado a izquierda, el impresionante pico del Almojon y transitamos bajo el Alto de Navahonda, pasamos un desvío a derecha, por donde esta marcado el GR, que en 300 metros vuelve a salir al camino principal. Vemos a izquierda otra posible fuente que al estar seca hace de madriguera 4****. En menos de medio kilómetro se abre otra vereda a derecha de apenas 100 metros que igualmente se une al camino en lo que se puede definir como un pequeño collado (4,05h – 4,11km). Momento en cruzando un torno a derecha, trocamos el buen camino por una vereda que circula unos metros junto a la alambrada para rápidamente anunciarnos lo que nos espera, con pendientes de hasta el 35%. Bien es cierto que siendo esta la senda principal, fue la que utilizamos en la bajada, pues debido a la niebla subimos por otra huella que casi paralela nos entronco con la principal sobre los (5km).
Iniciamos una pequeña bajada a un collado natural, que extrañamente no tiene sendas en sentido transversal, posiblemente a las tremendas pendientes. Acometemos la última pendiente señalizada con hitos, que con pequeños descansos y una media del 20%, nos llevara a la cima del Cerro de la Almenara.
Sobre una vegetación de encinar, pino negral y piñonero de gran porte y antigüedad, pues alguno supera los 2 metros de diámetro. Finalmente estamos al pie de La Almenara, nos queda por trepar literalmente unos 40 metros para pisar los 1.259 metros junto a los puntos geodésicos; pues tiene dos, uno sobre un cúmulo de piedras al que Paco no renuncio pese a la dificultad.
Hechas las fotos pertinentes y al no poder deleitarnos con las inmejorables vistas, por la espesísima niebla. Decidimos poner en práctica mi lema; sentido común y prudencia. La ruta que teníamos trazada continuaba bajando por la cara Sur del cerro, pero dejamos este tramo para otro día y regresamos desandando el camino con tan solo pequeñas variantes por los trazados paralelos que bajan al collado (2,44h - 7,2km).
Tomamos el pequeño refrigerio, son las 12 y mira por donde comienza a levantarse la niebla, hasta podemos ver la antena mayor de la Estación de Seguimiento y Adquisición de Datos de la NASA.     
Proseguimos y esta vez sin perder de vista la senda principal descendemos al Camino de Navahonda o Camino de las Casas de Navas del Rey, según consta en el mapa del Instituto Geográfico Nacional.
Este camino debe ser del s. XII, pues la talla de la Virgen de Navahonda, fue encontrada en este valle en el 1114 y queriendo llevársela los segovianos, las caballerizas se detuvieron en el lugar que ocupa la Ermita, razón por la que decidieron que se quedara allí.  
Desde este punto solo nos queda andar los 4 kilómetros que nos separan de Robledo, ahora con estupenda visibilidad, que nos permite ver todo lo que anteriormente nos impidió la niebla. 
Finalizamos tras casi 5 horas y 13 kilómetros, lo celebramos en el restaurante Almenara ¡no podía ser en otro lugar! y hasta la próxima.



No hay comentarios:

Publicar un comentario